Muy Confidencial

La 'sorprendente' permisividad de la policía con el presidente del Sporting

Una rotonda de Gijón, con gran tránsito de coches, fue elegida por el presidente del Sporting, Manuel Vega-Arango, para dejar aparcado su vehículo de alta gama. La policía, al llegar al lugar, no intervino, y tan sólo esperó la vuelta del dueño del vehículo. Después de bastantes minutos, apareció el máximo mandatario sportingista, haciendo un gesto a la policía, pidiendo perdón, y montándose en el coche sin ser sancionado. Otros conductores, que vieron lo sucedido, recriminaron a los agentes su permisividad: "A mucha gente le ha llevado el coche la grúa por dejarlo aquí...pero si eres presidente del equipo de la ciudad todo cambia", se quejaron.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?