Medidas contra la sequía en Castellón: sin piscina municipal, o comprar agua para llenarla

Los municipios del interior castellonense recurren, desde hace más de un año, a cubas de agua potable para garantizar el suministro

La alcaldesa de Canet lo Roig junto a la piscina
La alcaldesa de Canet lo Roig junto a la piscina

La provincia de Castellón ofrece el contraste de la zona costera – 120 kilómetros de costa -  y con poblaciones de reconocida fama turística (Peñíscola, Benicàssim, Oropesa, Vinaroz, etc.) con el interior, que es montañoso y con numerosos municipios pequeños.

Agua potable en camiones-cuba

Con la sequía de este verano y las temperaturas altas, los municipios del interior castellonense han tomado medidas, como es el caso de Costur (600 habitantes, en verano unos 800 habitantes), que ha tomado la decisión de no llenar la piscina municipal.

Costur recurre, desde hace más de un año, a cubas de agua potable para garantizar el suministro: doce camiones-cuba de media a la semana, y dependiendo del transportista que lleva el agua, pues “el caudal de su pozo ha descendido un 75%”.

Ante tal situación, el alcalde del municipio ha afirmado que “no podemos estar sin agua para beber, pero llenar la piscina: nos parece incongruente”. “Además del gasto que supondría, es una muestra más del ahorro de agua en la localidad”.

El alcalde es consciente de que la piscina es un gran atractivo para el verano, sobre todo para los niños, “pero la situación es la que es”.

Disparidad entre los vecinos

Los vecinos de Costur se pronuncian de modo dispar ante esta medida drástica. “Hay gente que no es consciente de la situación en la que estamos, pero la responsabilidad debe tener prioridad en situaciones de emergencia”, afirma el alcalde.

La extrema gravedad de esta localidad hace que, por ejemplo, el alguacil municipal haya tenido que ser destinado casi al cien por cien a tareas de reparación y detección de fugas en la red de agua potable ya que “además de secarse los acuíferos, se han reparado muchas fugas y se ha invertido mucho en mejorar toda la maquinaria”. 

En total se ha pasado de una media de 130 metros cúbicos de agua de uso medio al día a 80 metros cúbicos con varias políticas de austeridad.

Inversiones de la Diputación

Estas localidades afectadas por la sequía requieren de una gran ayuda, como por ejemplo de la Diputación de Castellón

 

De hecho, en solo un año la institución provincial ha tenido que reforzar la inversión un 60%; hace unos días, la propia presidenta, Marta Barrachina,  anunciaba una suplementación de 300.000 euros para ayudar a estas localidades. Ares, Benafigos, Canet lo Roig, Catí (en la zona del Avellà), Vallibona, Xodos, la Pobla de Benifassà, Rossell, Pina de Montalgrao y, por supuesto,  Costur.

La institución quiere que esta sea la legislatura del agua y gracias al Plan del Agua  se han podido desbloquear algunas obras. 

Así las cosas, el ayuntamiento está realizando fuertes campañas de sensibilización pública desde hace un año para que todo el mundo sea consciente de que “el agua es un recurso muy escaso” sobre todo en su localidad. La gravedad de la sequía, además, va a más. 

A ello se le añade que muchas de estas localidades están muy aisladas, por lo que urgen también infraestructuras hídricas de conexión de agua y que se desarrollen de manera eficaz.

Canet lo Roig compra agua para la piscina

Canet lo Roig (700 habitantes, en verano un millar)  ha inaugurado esta misma semana su temporada estival con la reapertura de la piscina, tras completar las gestiones necesarias para garantizar el suministro de agua para el baño. 

Ante la situación de sequía, la alcaldesa, María Ángeles Pallarés, afirma que no ha sido una decisión fácil, pero  “hemos buscado soluciones  para no dejar a vecinos y visitantes sin piscina, más cuando es un servicio público muy demandado”.

El ayuntamiento ha destinado cerca de 7.500 euros a la compra de “agua no potable, pero que cuenta con todos los registros sanitarios para el baño”, precisa. La decisión contempla no vaciar los dos vasos de esta instalación cuando acabe el verano. 

Renovación de la piscina

El consistorio se compromete a realizar un mantenimiento del agua durante todo el año. Mientras tanto, el gobierno local seguirá trabajando en el proyecto de renovación de la piscina, en la que tiene previsto invertir unos 600.000 euros.

La alcaldesa destaca que “las actuales instalaciones municipales tienen muchos años y la actual normativa demanda una serie de condicionantes para hacerlas más sostenibles”. 

“Ahora las piscinas municipales tienen que ser con el vaso desbordante, no tan profundas como las nuestras, accesibles, entre otros aspectos importantes que los técnicos están plasmando en el proyecto que queremos llevar a cabo en un plazo no demasiado largo”, afirma.

Video del día

Al menos 16 muertos en el incendio de
un centro comercial en China
Comentarios