Aragón

El gobierno de Aragón ofrece a sus ayuntamientos formar parte de la zona de uso de catalán

La propuesta ha despertado recelos en algunos consistorios, que defienden el “chapurriau” como lengua oficial

Pancarta en contra y a favor del catalán en el este de Aragón.
photo_cameraPancarta en contra y a favor del catalán en el este de Aragón.

El Gobierno de Aragón ha dado luz verde a que sus ayuntamientos decidan si quieren ser incluidos en la zona de influencia del catalán. Los consistorios no entienden las pegas del Gobierno de Aragón por el uso del “chapurriau”, una lengua que hablan unas seis mil personas en la porción de Aragón que limita con Cataluña y la Comunidad Valenciana.

La noticia no es nada nuevo, denuncian desde los ayuntamientos ya que, en los últimos años, el “chapurriau” ha sufrido "presiones por parte de la lingüística catalana". Algunos consistorios hablan de una “imposición”, y un “ataque” al “chapurriau”.

El pasado mes de abril, surgieron iniciativas en algunos pueblos que reivindicaban el uso de la lengua histórica del aragonés oriental. “Es la lengua de nuestros antepasados”, dice Carlos Bone, alcalde de Valderrobres.

La propuesta del Gobierno de denominar al "chapurriau" como “catalán aragonés” ha suscitado un rechazo mayor: “El catalán es muy posterior al chapurriau”, dice José Manuel Insa, alcalde de La Cañada de Berich. “El chapurriau se habla en esta zona desde el siglo XIV”. La alcaldesa de La Codoñera, María José Gascón-Casas, puntualiza que entre ambas lenguas hay “muchos vocablos distintos”. “Si otros dialectos se les ha podido llamar “valenciano”, no entiendo por qué tenemos que llamar catalán al nuestro”, continúa Bone.

“La lengua no entiende de siglas”

A principios de 2018, el Gobierno de Aragón, presidido por el socialista Javier Lambán, envió una remesa de cartas a los alcaldes en la que se les informaba del plan de imposición de la lengua catalana. El Ejecutivo aragonés dio un plazo de quince días para presentar alegaciones. Varios ayuntamientos denunciaron que el plazo era insuficiente.

La nueva propuesta del Gobierno, emitida en agosto, dio dos meses de plaza a los consistorios para decir si están de acuerdo con el cambio de lengua. Pero la opinión no ha cambiado. En el último pleno, seis de los once concejales de la Comunidad, de distintas formaciones políticas, mostraron su rechazo. “No es un tema político, ni de siglas”, dice Bone. “Hay alcaldes de la izquierda que han dicho que no”, ha declarado María José Gascón-Casas, alcaldesa de La Codoñera.

El independentismo pide que se reconozca el catalán como lengua oficial de la zona limítrofe, que los independentistas identifican como “parte de la nación catalana”. Algunas asociaciones como la organización cultural Amics del "Chapurriau" han mostrado su rechazo a esta noticia.

Los ayuntamientos secundan este rechazo. José Manuel Insa denuncia “un interés que no había existido hasta ahora” por parte del Gobierno de Aragón “de que se reconozca el catalán como lengua”.

De momento se han recogido más de 250 firmas para defender el “chapurriau” frente al catalán en la Academia Aragonesa. “Estamos hartos ya. La lengua está por encima de las ideologías políticas”, dice Gascón-Casas. Pero la nota general no es optimista: “El catalán se impone. Será cuestión de generaciones para que el chapurriau desaparezca”, concluye José Manuel Insa. “Se ha normalizado, y por eso, debemos defender nuestra cultura”.

 
Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable