Madrid

El Ejército del Aire tramita de urgencia la retirada de amianto en la base de Torrejón

Presupuesta un millón de euros para eliminar el aislamiento térmico de 46 kilómetros de tuberías de agua caliente

El Ejército del Aire toma medidas para retirar el amianto friable que se ha detectado en las tuberías de la base aérea de Torrejón de Ardoz(Madrid).

El diario El Mundo publicó este lunes 8 de agosto un reportaje en el que un operario de una empresa especializada en la retirada de amianto denunciaba la importante presencia de este material tóxico y cancerígeno en la red de tuberías de la base, que acoge los cazas F-18 del Ala 12, los aviones del 45 Grupo en los que vuelan el rey y el presidente, y otras unidades militares.

Esta revelación provocó de inmediato la reacción de asociaciones militares como la Unión de Militares de Tropa (UMT), que ya en su día había preguntado sobre cuestiones relacionadas con el amianto, la Asociación de Tropa y Marinería Española (ATME) y la Asociación Unificada de Militares Españoles (AUME). Las tres pidieron inspecciones técnicas en las instalaciones y controles médicos para saber cómo ha afectado el amianto a los militares que han trabajado y trabajan en la base de Torrejón y en otros acuartelamientos contaminados con este material.

Confidencial Digital ha comprobado que el Ejército del Aire abrió hace unas semanas una licitación pública, a través de la Jefatura de la Sección Económico Administrativa 22 - Base Aérea de Torrejón (Agrupación de Base), para encargar a una empresa el “servicio de retirada de calorifugado de tuberías de agua sobrecalentada en la BA. de Torrejón”.

El presupuesto reservado para estas tareas es de 1.045.407,01 euros.

Este contrato se refiere, precisamente, al amianto en las tuberías. En los documentos de la licitación se explica que “la Base Aérea de Torrejón dispone de más de 46 km de tubería de agua sobrecalentada, necesaria para el abastecimiento de agua caliente sanitaria y calefacción a los edificios e instalaciones existentes en la misma”.

Esas tuberías están protegidas de la intemperie y aisladas térmicamente con un calorifugado, es decir, un material que las envuelve. El problema es que “este calorifugado se encuentra en mal estado, obsoleto y con múltiples zonas desprendidas, lo que conlleva una reducción en el rendimiento de la instalación”.

El Ejército del Aire admite que con este contrato “se garantizaría el cumplimiento en materia medioambiental y de prl [protección de riesgos laborales] para con la retirada de residuos peligrosos, como es el caso de los aislamientos térmicos existentes, con amianto posibilidad de presencia de amianto en estado friable”, el que citaba El Mundo con el amianto más dañino y peligroso.

El proyecto consiste en retirar “el mencionado calorifugado, consistente en un aislamiento térmico y una cubierta de protección metálica, en aluminio o tipo fieltro mixto de aluminio y polietileno, a fin de llevar a cabo su restitución a futuros y conseguir así una instalación óptima”.

Además de acabar con un residuo peligroso como es el amianto, el Ejército del Aire justifica el contrato en que “se conseguiría una mejora energética, puesto que se detectarían posibles fugas en el circuito, las cuales serían estudiadas para su futura subsanación”.

La licitación se está tramitando por el procedimiento de urgencia, debido al “interés público de iniciar las actuaciones de retirada del material calorifugado que protege las tuberías de agua sobrecalentada en la Base Aérea de Torrejón, tratando de retirar a la mayor brevedad posible los posibles residuos peligrosos medioambientalmente como es el caso del amianto friable”.

La Jefatura de la Sección Económico Administrativa 22 - Base Aérea de Torrejón (Agrupación de Base) explica que “la tramitación del expediente con carácter de urgencia nos permitirá que se le agilicen todos los trámites administrativos en su proceso de licitación, adjudicación y formalización, al objeto de iniciar su ejecución en el menor plazo de tiempo posible”.

El peligro del amianto y el desarrollo de enfermedades como el cáncer vinculadas a la exposición a este material afecta a instalaciones no sólo del Ejército del Aire, sino también del Ejército de Tierra y de la Armada.

Precisamente ECD ha desvelado que el Ministerio de Defensa y la Armada han aprobado reconocer como acaecido en acto de servicio el fallecimiento, en diciembre de 2020, del almirante Francisco Javier González-Huix, que fue Jefe del Estado Mayor Conjunto

En este caso, a solicitud de su viuda se ha reconocido que el fallecimiento del almirante tuvo relación con la exposición al amianto en los buques en los que navegó a lo largo de su carrera militar.

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes