Estado Autonómico

Pedro Sánchez hace un llamamiento desesperado a Bruselas: “Es imprescindible rebajar el precio del gas en mayo”

Acepta que el tope de 30 euros es demasiado bajo pero advierte de que, si no hay una decisión urgente, las medidas anticrisis serán inútiles y a partir de junio no podrá echar la culpa a Putin

Pedro Sánchez.
photo_camera Pedro Sánchez.

Una semana después de aprobar su plan anticrisis, Pedro Sánchez ha asumido que el tope al precio del gas que debe aceptar ahora Europa es la única medida que permitirá rebajar los precios desbocados. Por eso, considera la decisión que debe estar lista en mayo, y así se lo ha transmitido de forma desesperada por teléfono a la presidenta de la Comisión.

Tal y cómo se contó en ECD, Sánchez ha llegado a la conclusión de que la pandemia de coronavirus no había podido derrotarle, y tampoco el resto de emergencias que han castigado al país, pero lo que sí podía acabar con él es la guerra de Ucrania y sus consecuencias. 

Ese análisis explica las decisiones que ha ido tomando últimamente, incluyendo sobre todo el plan anticrisis, presentado la semana pasada ante los empresarios y después en el Pleno del Congreso. 

Dicha sesión en el Parlamento sirvió también para desvelar cuál va a ser, de ahora en adelante, el principal argumento de respuesta del presidente cuando le echen en cara cualquier problema y le pidanresponsabilidades: la culpa será de la invasión rusa de Ucrania por parte de Vladimir Putin.

El Gobierno se la juega con el tope al gas

En ese contexto, el Gobierno ha jugado fuerte y, tras un tira y afloja con los portugueses, ha decidido plantear un precio máximo de referencia que forzaría una rebaja de la luz de más de la mitad sobre los costes actuales. 

Al limitar a 30 euros MWh el techo al que puedan ofertar las centrales de ciclo combinado en el sistema eléctrico, el precio de la luz podría pasar, de los más de 200 MWh actuales, a alrededor de 100, según el consenso de los expertos.

Por lo pronto, los técnicos de la Comisión Europea han acogido con recelo la propuesta de España y Portugal de limitar el precio del gas a 30 euros/megavatio hora y la ven excesiva, en un primer análisis preliminar. Consideran que un techo tan bajo puede suponer una distorsión más allá de lo aceptable en el mercado europeo.

Negociación con Von der Leyen

Según ha podido saber Confidencial Digital, por fuentes próximas a La Moncloa, Pedro Sánchez ha aceptado ya que no va a ser posible conseguir la luz verde comunitaria a esa cifra: admite que es un tope demasiado bajo.

Pero, más allá de la propuesta técnica, que queda en manos de los expertos del Ministerio de Transición Ecológica, la estrategia política del presidente es ahora volcarse personalmente en las negociaciones con la presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von der Leyen. 

Se ha marcado como objetivo reducir al máximo los plazos para que se apruebe un límite razonable en el precio del gas, teniendo en cuenta que los ritmos de la burocracia europea son lentos.

Von der Leyen se comprometió, al término del Consejo Europeo del pasado 24 de marzo, a dar un “trato especial” a España y Portugal por su condición de isla energética. 

El permiso a la Península ibérica para intervenir el mercado, mientras está vetado al resto de socios, es ya un paso delicado para la Comisión Europea, pero si, además, es una intervención excesiva, puede afectar a otros sistemas eléctricos e industrias europeas, por mucho que haya una barrera de interconexiones en los Pirineos.

“Hay que rebajar el precio del gas en mayo”

Así las cosas, fuentes del Gobierno confirman a ECD que Pedro Sánchez ha hecho un llamamiento desesperado a la presidenta de la Comisión Europea, en sus contactos discretos de los últimos días: “España no puede aguantar más. Hay que bajar el precio del gas en mayo”, le ha transmitido por teléfono.

En cuanto el Ejecutivo español tenga la conformidad de Europa, la medida será llevada al BOE “con efectos inmediatos sobre las facturas de la luz”, ha insistido Sánchez a Von der Leyen. Ello permitirá, le ha argumentado, “doblegar la curva” de los precios y “estabilizar la evolución del coste de la vida en una España completamente exhausta”

El equipo económico de Moncloa ha concluido que el “mal dato” de la inflación conocido la semana pasada (9,8%) “se explica en un 70% por el desbocado precio de la energía y los alimentos no elaborados, todo ello exacerbado por la guerra de Ucrania”.

Que no se note ya en el recibo de junio

Según las fuentes del Ejecutivo consultadas por ECD, Pedro Sánchez es consciente de que aún queda tiempo para que los ciudadanos vean reducida su factura de la luz, como consecuencia de fijar un límite al precio del gas. 

Y a la vez tiene en cuenta que a él el tiempo se le acaba. “A partir de junio ya no podré echar la culpa a Putin de la subida de precios en España”, ha trasladado Sánchez a Von der Leyen. De ahí, su mensaje desesperado para rebajar el precio del gas en mayo. 

En principio, Bruselas analizará la propuesta “durante las tres o cuatro próximas semanas”, lo que llevará el trámite hasta finales de abril o principios de mayo. 

Una vez obtenido el aval, con las pertinentes recomendaciones de la UE, el Consejo de Ministros aprobará un decreto con la medida, explican las fuentes gubernamentales.

Solo después comenzaría a aplicarse, y sería a lo largo de mayo cuando el coste de la luz también debería descender para que, en el mejor de los casos, se empiece a notar en los recibos que las industrias y los consumidores recibirán a finales de ese mismo mes o a comienzos de junio.

Las medidas del plan anticrisis serán inútiles

En el equipo económico del Gobierno asumen que solo ese permiso de Bruselas para topar el gas “en el menor plazo posible” permitirá bajar la inflación “cuanto antes”. Advierten de que “no hay otro plan B” para controlar un IPC desbocado, que se situó en marzo en el 9,8%, la mayor subida desde 1985.

En caso contrario, puesto que el gas influye en la formación del resto de los precios, dan por hecho que las medidas anticrisis que acaba de aprobar el Ejecutivo quedarán prácticamente sin efecto. 

Se trata de un escenario que aterra en Moncloa, según reconocen en el equipo de Sánchez, porque el presidente se vería obligado a admitir que su plan ha fracasado, y los ciudadanos exigirían explicaciones por unas medidas que no habrían conseguido en dos meses controlar los precios desbocados de la luz, los combustibles, los alimentos…

De hecho, en Presidencia admiten a ECD que han comenzado ya “a ponerse la venda antes de la herida”, conscientes de la situación “excepcional” que atraviesa España, cargada de “incertidumbre”, y responden que no descartan que Pedro Sánchez tenga tomar más decisiones de calado, que se alarguen más allá del 30 de junio.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?