Terremoto en el PSOE: Sánchez conspira contra los barones y les colocará candidatos afines en las listas autonómicas

A la vista de los ataques recibidos estos días, como el de García-Page, Moncloa busca asegurarse el apoyo de sus peones en las generales, incluso con un mal resultado en las regiones en mayo

Los barones socialistas Emiliano García Page, Javier Lambán y Guillermo Fernández Vara. (Izquierda - derecha).
Los barones socialistas Emiliano García Page, Javier Lambán y Guillermo Fernández Vara. (Izquierda - derecha).
  1. Candidatos afines en las listas autonómicas
  2. Se avecina un terremoto en el PSOE regional
  3. Sánchez busca que remen a su favor
  4. García-Page encabeza la ofensiva
  5. Poder absoluto en Castilla-La Mancha
  6. Sánchez tiene “aislado” a García-Page
  7. Críticas por el Gobierno con Podemos
  8. Page es un referente del PSOE “de siempre”
  9. Page, alternativa a Sánchez
García Page.
Emiliano García Page.

Emiliano García-Page ha vuelto a ser la excepción en el PSOE y ha rechazado la reforma del Código Penal acordada por el Gobierno y ERC, y cuyos beneficiados serán los implicados en el ‘procès’. Pedro Sánchez tiene diseñado el contraataque y colocará a los barones ‘críticos’ candidatos afines en sus listas para las elecciones de mayo.

Frente al silencio generalizado en el PSOE -donde la incomodidad con la sustitución del delito de sedición por otro nuevo de desórdenes públicos agravados y la rebaja del delito de malversación es la nota común a todos los niveles del partido, pero es algo que no se expresa en público-, el presidente de Castilla-La Mancha cargó este martes contra la decisión del Gobierno de Pedro Sánchez.

No es tolerable pactar con delincuentes su propia condena”, sentenció el barón socialista en una comparecencia ante los medios en la que se mostró visiblemente afectado. García-Page respondió así al ministro de la Presidencia, Félix Bolaños, que poco antes había afirmado, en una entrevista en TVE, que los líderes territoriales del PSOE “entienden” los pasos que está dando el Ejecutivo central en Cataluña.

Candidatos afines en las listas autonómicas

Hace meses que el equipo de Sánchez trabaja en el relevo de algunos de los presidentes autonómicos, en especial de los más ‘críticos’: Emiliano García-Page, Javier Lambán y Ximo Puig. Lo habitual hasta ahora era que los barones decidieran sus listas en las autonómicas, y Moncloa y Ferraz las de las generales.

Sin embargo, según ha podido saber Confidencial Digital por fuentes conocedoras de la maniobra, Pedro Sánchez pretende colocar ahora a perfiles más afines en puestos de salida de las listas autonómicas de cara a una futura renovación de aquellas federaciones en las que el PSOEpuede perder el poder.

Se avecina un terremoto en el PSOE regional

Algo que, asumen en el entorno del presidente, “provocará un terremoto en el PSOE a nivel regional”. Hay que recordar que Pedro Sánchez justificó los cambios en el Gobierno, que acometió en el verano del año pasado, en la necesidad de impulsar la recuperación económica y social del país.

Pero buscaba otro objetivo de fondo. Trabajaba ya en un relevo generacional de cara a las elecciones locales de 2023. De ahí, los fichajes de Isabel Rodríguez, alcaldesa de Puertollano (Ciudad Real); Pilar Alegría, delegada del Gobierno en Aragón; y de Diana Morant, alcaldesa de Gandía (Valencia), procedentes de tres territorios significativos: Castilla-La Mancha, Aragón, Comunidad Valenciana.

Esos movimientos pusieron en alerta ya entonces a los respectivos presidentes, Emiliano-García Page, Javier Lambán, y Ximo Puig, conscientes de que en Moncloa y en Ferraz ya se preparaban para sustituirles en el momento oportuno.

Superadas las primarias andaluzas, que se saldaron con la victoria del candidato ‘sanchista’, Juan Espadas, Sánchez eligió como ministras a tres mujeres curtidas en la política territorial, jóvenes y con potencial, con el objetivo de llevar a cabo un relevo generacional en el partido.

 

Pero contra ese plan van a plantarle batalla los ‘veteranos’ del PSOE, liderados por Emiliano García-Page. Moncloa asume además que ha fracasado en el plan de jubilación de los ‘críticos’ Page y Lambán porque a las ministras alcaldesas que impulsó Sánchez “no las conoce nadie” casi dos años después de haber llegado al Gobierno.

Sánchez busca que remen a su favor

Según las fuentes consultadas, Pedro Sánchez no quiere problemas en la carrera hacia las elecciones generales con las federaciones territoriales, críticas la mayoría de ellas con algunas decisiones como las concesiones a los independentistas o el apoyo de Bildu al Gobierno.

A la vista de los ataques recibidos estos días desde las diferentes regiones, como el de Page, Moncloa busca asegurarse el apoyo de los territorios al líder del PSOE en los comicios previstos para finales del año que viene, incluso con un mal resultado en las autonómicas y municipales que se celebrarán seis meses antes, en el mes de mayo.

No pasa por alto que los últimos sondeos publicados vienen avisando de una posible debacle electoral, que dejaría al PSOE sin hasta seis de los nueve Gobiernos autonómicos que dirige en la actualidad. La mayoría de los presidentes regionales culpa de esas malas expectativas a Sánchez por sus cesiones a Podemos y al independentismo.

García-Page encabeza la ofensiva

No obstante, en el entorno del presidente del Gobierno aseguran a ECD que el secretario general del PSOE no está preocupado. Considera que la de Page es la única voz realmente crítica de un cargo con relevancia dentro del partido. Los otros líderes regionales, que en su día le atacaron, ahora han enterrado el hacha de guerra. Al menos, en público.

Se cita, en esa lista, a Guillermo Fernández Vara, quien ha demostrado “lealtad” a Sánchez. Aunque se da la circunstancia de que el presidente no ha nombrado una ministra extremeña que pueda amenazar su liderazgo.

En el caso de Ximo Puig y de Javier Lambán, las fuentes de Ferraz responden que ellos “no están para hablar mucho: gobiernan con quien gobiernan”.

Poder absoluto en Castilla-La Mancha

En cambio, personas próximas al jefe del Ejecutivo afirman que, tanto en Moncloa como en la dirección del PSOE, son “plenamente conscientes” de la posición crítica de García-Page y de los “apoyos con los que cuenta”.

Reconocen, además, que buscar un candidato alternativo resulta verdaderamente complicado, si se quiere mantener el poder que el PSOE tiene ahora en Castilla-La Mancha.

Un aspecto en el que coinciden en el entorno del presidente autonómico. Destacan que los socialistas encabezan un gobierno regional con mayoría absoluta -la única comunidad socialista, junto a Extremadura-, gobiernan en las cinco diputaciones provinciales y también en las siete ciudades más pobladas de la región.

 “Ni Bono durante sus años de liderazgo indiscutible logró algo así”, remarca uno de los colaboradores de Emiliano García-Page.

Sánchez tiene “aislado” a García-Page

“Page está solo en esta batalla”, consideran en Moncloa y en Ferraz. Aunque, por si acaso, Sánchez ha decidido aislarle un poco más. A diferencia de lo que hace con otros barones, fuentes próximas al líder del PSOE aseguran que “a Page apenas le telefonea para informarle. Silencio total”.

Un mutismo que ha sido confirmado por el propio presidente de Castilla-La Mancha en conversaciones con sus colaboradores más cercanos.

Críticas por el Gobierno con Podemos

Pedro Sánchez ha logrado imponer un poder absoluto en el PSOE. Tras derrotar a Susana Díaz en las primarias de 2017, diseñó un Comité Federal a su medida, para evitar la oposición interna que le costó el cargo en 2016.Además, su llegada al Gobierno, las victorias electorales, y el apoyo de los militantes, le han convertido en un intocable dentro del partido.

Pese a ello, el secretario general aún tiene que escuchar críticas a su gestión y a sus decisiones por parte de referentes históricos del partido.El pacto para formar un gobierno de coalición con Podemos fue cuestionado desde el principio, tanto en público como en privado, por Felipe González, Alfonso Guerra, Joaquín Leguina, Nicolás Redondo Terreros, y un largo etcétera de personalidades.

Incluso, se redactó y difundió un manifiesto contra ese acuerdo, que firmaron también otros importantes referentes del PSOE.De la actual cúpula del partido, solo un cargo relevante dio un paso al frente y cargó abiertamente contra Pedro Sánchez y la coalición con Podemos: Emiliano García-Page. El presidente de Castilla-La Mancha afirmó, nada más conocerse la alianza, que “Podemos me quitó el sueño”, añadiendo que el Gobierno “no debe depender de los independentistas”.

Page es un referente del PSOE “de siempre”

Esta oposición se ha mantenido, y se intensificó tras la concesión de los indultos a los líderes del ‘procès’, y, tras la defenestración de Susana Díaz en Andalucía, situando al dirigente castellano manchego como el líder de referencia para los defensores del llamado PSOE “de siempre”.

Dentro de este grupo se sitúan dirigentes históricos del partido, pero también cargos intermedios, y ex diputados, que acusan a Sánchez de haber traicionado los valores tradicionales del PSOE por aferrarse al poder.

Entre otras cosas, le echan en cara haber acabado con un sistema orgánico que ha funcionado durante décadas en el PSOE, y de dar un poder a la militancia que le permite “hacer lo que quiera”. Además, también rechazan frontalmente las negociaciones con ERC y la apuesta por formar un gobierno con alguien que “nos ha insultado”, como Podemos.

Page, alternativa a Sánchez

A día de hoy, parece imposible una ‘operación relevo’ en el PSOE, una maniobra para sustituir a Pedro Sánchez. No obstante, referentes del partido ya ven en Page la alternativa ideal para el secretario general.

Una de las tesis que se manejan es que, de no poder gobernar tras las próximas elecciones generales (que se convocarán previsiblemente en diciembre de 2023), si Sánchez no mantuviese La Moncloa, “sería el momento” de impulsar la candidatura de García-Page.

A la espera de posibles acontecimientos en esta dirección, dirigentes históricos del PSOE han decidido acercarse, desde ya, al presidente de Castilla-La Mancha. Quieren ayudar, y asesorarle, en todo lo que pueda necesitar de ellos. Page cuenta, entre otros, con el apoyo del ex presidente del Gobierno, Felipe González.

Guillermo Fernández Vara, presidente de la Junta de Extremadura.
Guillermo Fernández Vara, presidente de la Junta de Extremadura.

Video del día

Rescatados con vida los dos espeleólogos
desaparecidos en una cueva de Cantabria
Comentarios