Castilla y León

PP y Vox se equivocan y echan abajo los presupuestos de Castilla y León

De los 44 diputados que suman populares y Vox, 41 erraron

Juan García-Gallardo y Alfonso Fernández Mañueco, en el pleno de las Cortes de Castilla y León (Foto: Photogenic / Claudia Alba / Europa Press).
photo_camera Juan García-Gallardo y Alfonso Fernández Mañueco, en el pleno de las Cortes de Castilla y León (Foto: Photogenic / Claudia Alba / Europa Press).

El viernes se vivió uno de los momentos más kafkianos de la política parlamentaria del último año. Si ya fue extraña la votación que aprobó la reforma laboral a principios de año, con el diputado del PP Alberto Casero salvando la reforma laboral, una de las leyes estrella del Gobierno tras equivocarse dos veces en la votación, las Cortes de Castilla y León lo han superado. 

El jueves y el viernes se debatían los presupuestos de la región, presentados por los dos partidos que forman la coalición de Gobierno: PP Vox. Sin embargo, en la votación de las enmiendas, ambos partidos se equivocaron y se pronunciaron a favor de las 78 enmiendas que presentó el Partido Socialista, lo cual dejaba sin valor los presupuestos, pues incluía impuestos que la Junta había eliminado y descuadraba por completo las cuentas del Ejecutivo autonómico.

De los 44 diputados que suman populares y Vox, 41 erraronPulsaron el botón equivocado, el verde del sí, en vez del rojo del no. Los presupuestos que volverán a ser presentados y, presumiblemente aprobados, entre febrero y marzo.

Los ‘culpables’ fueron dos diputados, uno del PP y otro de Vox, y todo se debe al funcionamiento parlamentario habitual. En cada grupo, hay una persona encargada de señalar al resto de sus compañeros de partido qué hay que votar: a favor, abstención o en contra. Es la dirección del partido la que decide el sentido del voto de sus diputados.

En proyectos tan importantes como las cuentas de una región, hay numerosas enmiendas y votaciones que realizar, y la persona del PP encargada de señalar a los demás qué había que votar se equivocó, y ordenó el “sí” levantando un dedo: la señal de que había que marcar la primera de las opciones. Lo mismo hizo el procurador de Vox. 

Fuentes de ambos partidos señalan que el enunciado de las enmiendas, escrito y leído por el presidente de las cortes, era “confuso” y que eso llevó al error. Solo tres personas votaron en contra. Fuentes parlamentarias que estaban allí en el momento de los hechos cuentan a El Chivato que se debió a que vieron que los diputados socialistas votaban a favor y dedujeron que ellos no podían decantarse en el mismo sentido.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?