Un grupo de voluntarios marines de Rota, jardineros para un convento

Estuvieron cortando leña y cavando zanjas para plantar nuevos árboles en el patio de la Cartuja de Santa María de la Defensión

Miembros del Batallón de Construcción Naval Móvil trabajan en la Cartuja de Santa María de la Defensión, en Jerez de la Frontera (Foto: James Hong / DVIDS).
Miembros del Batallón de Construcción Naval Móvil trabajan en la Cartuja de Santa María de la Defensión, en Jerez de la Frontera (Foto: James Hong / DVIDS).

 

 

Estados Unidos cuenta con más de 3.000 militares en la base naval de Rota (Cádiz), donde viven en una auténtica “mini-ciudad”. Los marines no se limitan a adiestrarse en sus misiones militares: algunos también dedican parte de su tiempo a colaborar con proyectos en la zona.

Hace unos días, un grupo de voluntarios del Batallón Móvil de Construcción Naval (conocidos como ‘seabees’, “abejas marinas”) estuvieron trabajando como jardineros en la Cartuja de Santa María de la Defensión, en Jerez de la Frontera, donde aún viven monjas. Armados con azadones y hachas, estuvieron cortando leña y cavando zanjas para plantar nuevos árboles en el patio de la cartuja.

Este tipo de acciones solidarias es habitual en los marines desplegados en España. Los militares de la base de Morón de la Frontera llevan años colaborando con un convento de monjas clarisas en ese municipio sevillano. Ayudan en tareas como lijar y encalar las paredes que necesitan una mano de pintura.

 

Video del día

Mark Rutte sustituirá a Jens Stoltenberg al frente de la OTAN
Comentarios