Galicia

Condenan a tres años de cárcel a un policía nacional por pasar información a narcos gallegos

Estaba destinado en la Unidad Central de Droga y Crimen Organizado (UDYCO). Avisó a los traficantes de que un barco con cocaína estaba siendo controlado tras un aviso de la DEA estadounidense

Un coche de Policía Nacional, en una imagen de archivo.
photo_camera Un coche de Policía Nacional, en una imagen de archivo.

El Tribunal Supremo ha confirmado la sentencia que dictó la Audiencia Provincial de Madrid por la que condenó a penas de cárcel a un agente de la Policía Nacional que filtró información a unos narcotraficantes que operaban en la costa de Galicia.

En una sentencia reciente, la Sala Segunda, de lo Penal, del Tribunal Supremo ha desestimado el recurso de casación que presentó este policía nacional.

El agente había sido condenado por la Sección Cuarta de la Audiencia Provincial de Madrid a tres años y un día de cárcelseis años de inhabilitación absoluta para empleo público, y 18 meses de multa, con una cuota diaria de 4 euros, como autor responsable de un delito continuado de descubrimiento y revelación de secretos, concurriendo la circunstancia atenuante de dilaciones indebidas.

El caso lo investigó el Juzgado de Instrucción nº 23 de Madrid, por un delito de descubrimiento y revelación de secretos. La fiscalía solicitó una sentencia condenatoria de cuatro años de cárcel.

Sección ‘Greco-Galicia’ de la Policía Nacional

La Audiencia Provincial de Madrid consideró probado que el agente de la Escala Básica del Cuerpo Nacional de Policía estaba destinado en la Secretaría de la Unidad Central de Droga y Crimen Organizado (UDYCO Central) cuando se ejecutó la ‘Operación Agua Dulce’, de la sección ‘Greco-Galicia’ de la Policía Nacional.

Esta operación tenía por objetivo “una organización criminal que estaba tratando de introducir sustancias estupefacientes en España”.

“En detrimento de las funciones de investigación encomendadas al Cuerpo Nacional de Policía, por motivos totalmente ajenos al ejercicio de su función”, el policía nacional de la UDYCO facilitó información a los miembros de la organización criminal investigada que estaba siendo investigada en el Juzgado Central de Instrucción nº 3 de la Audiencia Nacional.

Aviso de la DEA de un barco con droga

La sentencia de instancia consideró probados varios ‘chivatazos’ de este policía en favor de los narcos.

Como se ha indicado, el agente estaba destinado en la secretaría de la Unidad Central de Droga y Crimen Organizado. Allí, a la UDYCO, llegó el 24 de marzo de 2013 un fax procedente de la oficina de la DEA (la agencia estadounidense de lucha contra las drogas) en Madrid.

La DEA advertía a la Policía Nacional de que un barco cargado de cocaína, que habría salido de Surinam (al norte de Brasil), llevaba cierto tiempo en unas coordinadas concretas, al parecer para hacer una entrega de droga. El barco estaba siendo controlado por los cuerpos policiales.

La sentencia declara que este policía, “en fecha no determinada entre el 24 y el 29 de mayo de 2013, comunicó a los miembros de la organización criminal investigada” esa información: que la Policía tenía controlado un barco cargado de cocaína en alta mar.

Bases de datos de búsquedas y denuncias

Ese fue la primera, pero no la única ocasión (de las que recoge la sentencia) en que el policía se puso en contacto con los narcotraficantes para facilitarles información policial.

Días después, el 10 de junio de 2013, hizo varias consultas en tres aplicaciones o bases de datos de la Policía Nacional: Adexttra (extranjería), Atlas (reseñas y búsquedas policiales de personas) y Sindepol (base de datos de denuncias).

Allí recabó datos sobre el contenido de atestados, datos personales y familiares de algunos de los traficantes de droga investigados en esa operación policial, incluida una denuncia por violencia de género. Toda esa información se la facilitó a la banda investigada.

Repitió este tipo de consultas el 20 de junio de 2013.

La sentencia del Tribunal Supremo desestimó el argumento de defensa del agente, de que otros compañeros podrían haber utilizado su ordenador por haber dejado la sesión abierta: se demostró que en todas esas consultas a bases de datos policiales, el agente utilizó su número de usuario, clave y contraseña, con su DNI.

A lo largo de 30 páginas, los magistrados del Supremo desestiman todos los motivos de casación, hasta concluir que deben desestimar el recurso y confirmar la sentencia de la Audiencia Provincial de Madrid, de tres años de cárcel para este policía nacional.

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?