Cataluña

Las protestas de ERC contra Pedro Sánchez en Barcelona están controladas

Han acordado que Moncloa haga hueco a Pere Aragonés en la cumbre entre España y Francia a cambio de que “tenga controladas” las manifestaciones independentistas contra el encuentro

Pedro Sánchez y Pere Aragonès.
photo_camera Pedro Sánchez y Pere Aragonès.

Pere Aragonès participará en la cumbre hispano-francesa del 19 de enero en Barcelona y que reunirá a Pedro Sánchez y Emmanuel Macron. Con el compromiso de “tenerlas controladas”, el president hará compatible su presencia con las protestas que convocará el independentismo ese día contra la reunión y en las que participará la propia ERC.

Después de que el Gobierno invitase al presidente de la Generalitat, el Govern ha confirmado que está en conversaciones con Moncloa para acabar de cuadrar su participación y la de algunos consellers del Ejecutivo catalán.

Unas protestas controladas

Además, según ha podido saber Confidencial Digital por fuentes conocedoras de las conversaciones, las protestas de ERC contra la cumbre en Barcelona están pactadas. La presencia de Pere Aragonès en el encuentro responde a una política del Govern que pasa por no dejar ninguna mesa vacía.

Así, se ha acordado que Moncloa hará hueco a Aragonés en el encuentro entre España y Francia, a cambio de que “tenga controladas” las manifestaciones independentistas, después de que la promesa del Gobierno de celebrar una nueva reunión de la mesa de diálogo no se haya materializado, lo que ha frustrado las expectativas de Esquerra.

En el Ejecutivo se entiende que ERC deba participar en una manifestación unitaria del independentismo para no ser atacado por su ex socio Junts, aunque destacan el hecho de que figurará en la representación institucional, por encima de la protesta en la calle.

Una cumbre entre dos estados

La cumbre hispano francesa servirá para volver a refrendar el Tratado de Amistad y Cooperación entre los países, una de las alianzas más estrechas que tiene el Estado galo, junto a Alemania e Italia.

El encuentro al máximo nivel entre los presidentes servirá también para certificar el acuerdo alcanzado entre Francia y España para proyectar un conducto entre Barcelona y Marsella que pueda conducir en el futuro hidrógeno verde desde la Península Ibérica hacia el centro de Europa.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?