Cataluña

Dos años desarmados. Los policías de Puigcerdá vuelven a patrullar con pistolas después de que el alcalde prohibiese el uso de revólveres, porras y cualquier material reglamentario

En noviembre de 2008, el pleno del ayuntamiento de Puigcerdá (Girona) acordó prohibir a la Policía Local patrullar con pistolas, porras y cualquier material reglamentario. El alcalde del municipio, Joan Planella (de ERC), llevó a cabo esta iniciativa como medida de ahorro y por considerar que en el pueblo había "demasiadas armas". Según ha podido saber El Confidencial Autonómico, el edil veía innecesario que los policías llevasen armas al compartir patrullas con los Mossos d' Esquadra y existir en el municipio un cuartel de la Guardia Civil. "Hemos estado dos años sin poder intervenir en detenciones, trifulcas entre vecinos, y pequeños atracos, ya que no teníamos el material necesario para trabajar. El alcalde no quería gastarse un millón de pesetas en nuestras armas, pero no le importaba regalar 30 euros a cada conductor que no hubiera sido multado", se queja una voz autorizada de la Policía Local de Puigcerdá. La misma fuente, consultada por este confidencial, explica que, en ocasiones, "debíamos pedir a los ciudadanos que llamasen a los Mossos o a la Guardia Civil porque nosotros no podíamos hacer nada. No podíamos enfrentarnos a ningún delincuente armado porque corríamos el riesgo de ser asesinados". Ante esta situación, la Policía Local de Puigcerdá denunció al ayuntamiento en el Juzgado de lo Contencioso número 1 de Girona, que dio la razón a los agentes en abril de 2009. El juez ordenó al consistorio cumplir con la Ley reguladora de las policías locales de Cataluña, que concede a los agentes el derecho a portar armas. El ayuntamiento ha tardado más de un año en cumplir con la sentencia, alegando que necesitaban dinero para comprar el material reglamentario. Finalmente, los policías de Puigcerdá estrenaron sus nuevas armas el 5 de julio.

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes