Muy Confidencial

Los colegios concertados valencianos se preparan para la ‘guerra’

María José Catalá y Vicente Marzà, actual consejero de Educación
photo_camera María José Catalá y Vicente Marzà, actual consejero de Educación

“Las palabras del consejero de Educación del pasado lunes afirmando que se ha acabado la barra libre para la concertada es para nosotros una auténtica declaración de guerra”, según ha afirmado a El Confidencial Autonómico el presidente de una AMPA valenciana, que reconoce los temores de los centros educativos concertados y de modo especial de las Asociaciones de Madres y Padres de Alumnos ante el tono del consejero de Educación, Vicent Marzà, que califican como “un insulto a la enseñanza concertada, como si se estuviera aprovechando injustamente de los recursos públicos, cuando en realidad presta un servicio público de amplia aceptación en los padres y alumnos de la Comunidad Valenciana, a un coste mucho menor que lo que cuesta a los bolsillos valencianos cada plaza de un centro público”. El consejero de Educación ha reconocido que, para el curso 2015-16 “no hay tiempo para tomar medidas, pero sí las tomaremos para el curso siguiente, de modo que la concertada sólo exista como complementaria, allí donde no haya plazas en centros escolares públicos”. El director de un centro concertado expresa a este digital que “aunque los socialistas han afirmado que sólo están en contra de la enseñanza concertada para centros de educación diferenciada, al dejar la consejería de Educación en manos de un radical de Compromís sabíamos que toda la concertada está en peligro, pero nuestros centros concertados cuentan con la legislación vigente y contamos con la movilización de las familias para evitar abusos por parte de la consejería”. Al ser preguntado por esos posibles abusos, ha manifestado a ECA que pueden ser de “diversos tipos: incrementando aulas en centros públicos para justificar que algunos concertados son innecesarios, intentando ahogarnos mediante inspecciones exhaustivas y sembrando las dudas entre los padres, o no tener en cuenta que el alumnado procede a veces de varias ciudades, y todo ello puede dar lugar a una auténtica persecución”. Un miembro de un Consejo Escolar de un centro concertado manifiesta su indignación: “quieren demonizarnos, estamos a favor de una enseñanza pública de calidad, pero también que se respete a los concertados, sin presentarnos como insolidarios o privilegiados”.


Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?