El Confidencial Autonómico

El Museo del Ejército en el Alcázar se estrena con polémica: Generales aseguran que los defensores de la fortificación están enterrados en una cripta escondida y sin señalizar

La inauguración ayer del nuevo Museo del Ejército de Tierra, ubicado en el Alcázar de Toledo, permitió a muchos oficiales de alta graduación visitar este lugar por primera vez desde que se iniciaron los trabajos de remodelación del edificio, hace una década. Y hubo sorpresas desagradables. Según ha sabido El Confidencial Digital, durante el recorrido explicativo que se ofreció a estos altos mandos, varios generales se quejaron de la situación en que ha quedado la cripta, en la que están enterradas las personas -en su mayoría militares- que defendieron el Alcázar durante el asedio de las tropas republicanas, al inicio de la Guerra Civil. Entre los sepultados se encuentra el general Jaime Milans del Bosch, que el 23 de febrero de 1981 sacó los tanques en Valencia durante las horas que duró el golpe de Estado, y que fue uno de los defensores del Alcázar. Para sorpresa de los generales visitantes, la cripta ha quedada cerrada a cal y canto, tapada con un ostentoso enrejado, y sin ningún cartel explicativo para las personas que visiten el Museo del Ejército a partir de hoy. No obstante, el nuevo museo del Ejército mantiene el despacho de Moscardó y la transcripción de la conversación con su hijo, tal y como reclamaron a Carme Chacón importantes mandos militares.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?