Cataluña

CSIF critica el protocolo de protección de Guardias Urbanas embarazadas

Denuncia el “desinterés” de los sindicatos ante las políticas de conciliación laboral

Agentes de la Guardia Urbana de Barcelona, en un acto.
photo_cameraAgentes de la Guardia Urbana de Barcelona, en un acto.

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) ha criticado duramente el protocolo de protección que aprobaron los principales sindicatos de la Guardia Urbana de Barcelona (GUB) hace unos meses. Según la Central Sindical, el protocolo se encuentra “fuera de la ley”, y ha pedido a SAPOL, CCOO y UGT, responsables de su redacción, unos criterios favorables a una conciliación efectiva sin que conlleve una pérdida retributiva.

CSIF se ha centrado en el caso de una agente embarazada de la GUB que pidió la baja por contingencia profesional, que le fue denegada. La Administración optó por mover a la agente de la calle a una comisaría, lo que resultó ser peor, ya que su nuevo destino estaba en obras y la agente estaba “expuesta a sustancias tóxicas”. CSIF ha calificado de “irresponsabilidad” que fuese enviada a trabajar en una comisaría en plena situación de nivel 4 de riesgo de amenaza terrorista.

CSIF ha denunciado que los servicios de riesgos laborales del Ayuntamiento de Barcelona determinaron que no debía trabajar en su nuevo puesto y le instaron a que pidiera el cambio de destino y sino la obligarían a ello. La agente se negó y se vio obligada a coger la baja por incapacidad temporal, con una reducción salarial, aunque tenga derecho a acogerse a una baja por embarazo y cobrar la prestación. Según fuentes de CSIF, la Administración se ha “desentendido” de esta agente en caso de perder el bebé durante el cambio de destino.

La agente ha denunciado ante Inspección de Trabajo por un presunto caso de discriminación laboral, denuncia secundada por CSIF, que ha exigido al Ayuntamiento de Ada Colau que revise el caso, se le conceda la baja por contingencia profesional, sin pérdida retributiva alguna, y se revisen los casos que han sucedido anteriormente en los últimos cinco años.

Equiparación con los bomberos

CSIF defiende que no puede haber pérdida retributiva alguna, bajo ningún concepto, en las mujeres de baja por riesgo durante el embarazo y/o lactancia, algo que ya ocurre en el cuerpo de bomberos. CSIF ha pedido un protocolo común al que rige el cuerpo de bomberos, “sin pérdida retributiva”, y una protección especial, “porque afecta a tu trabajo”.

El protocolo de protección, definido por SAPOL como “pionero”, fue elaborado tras una reunión en la que participaron el Departamento de Prevención de Riesgos Laborales y de Igualdad de la Gerencia de Recursos Humanos y Organización, así como representantes de la Guardia Urbana de Barcelona y de los sindicatos SAPOL, CCOO y UGT.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?