Ultima hora

La mirada inocente de Lady Di antes de casarse que presagiaba lo peor

MADRID, 1 (CHANCE)Una joven que disfrutaba de la vida después de haber tenido una dura infancia por la separación de sus padres y por todo lo que la tocó vivir en esa casa, donde veía que su madre no era feliz -y que años más tarde ella misma saboreó en sus propias carnes-. Así era la vida de Diana de Gales antes de pertenece a la Casa Real británica y de meterse en ese matrimonio que tantos disgustos le dio.

MADRID, 1 (CHANCE)Una joven que disfrutaba de la vida después de haber tenido una dura infancia por la separación de sus padres y por todo lo que la tocó vivir en esa casa, donde veía que su madre no era feliz -y que años más tarde ella misma saboreó en sus propias carnes-. Así era la vida de Diana de Gales antes de pertenece a la Casa Real británica y de meterse en ese matrimonio que tantos disgustos le dio.

La joven Diana vivía en un piso compartido con tres compañeras, que se convirtieron en amigas, mientras que ella llevaba a cabo su trabajo como ayudante en una guardería. Una chica normal, de calle, a pesar de pertenecer a la aristocracia y de codearse con personajes importantes a los que no tenía acceso la mayoría de las personas.

Conoció al Príncipe Carlos y cayó en su trampa. Se enamoró perdidamente de aquel hombre que parecía darle todo lo que necesitaba, calor, amor y una familia. Hasta que se dio cuenta que eso no era así, que todo era una caza de brujas para limpiar la imagen de la Corona y que su amado tenía a otro amor, fuera de su casa.

Lady Di supo esto antes de darse el 'Sí, quiero' con el Príncipe Carlos, pero ya fue demasiado tarde. Ya estaba todo planeado y quizás, la inocencia de aquella edad, 19 años, le hizo seguir adelante porque pensaba que todo cambiaría. Algo que no sucedió, sino que empeoró.

Esa mirada de Diana de Gales ante los focos de la prensa reflejaba el miedo que sentía y el presagio de la peor vida que pudo tener. Se sentía incomprendida, sola, humillada públicamente y controlada no solo por su marido, sino por la Casa Real británica que aprovechó su cercanía con el pueblo para limpiar esa imagen que estaba tan destruida.

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?