Ultima hora

ENAIRE y el Ejército del Aire trabajan en la coordinación de los vuelos militares de los Predator B

MADRID, 19 (EUROPA PRESS)

ENAIRE y el Ejército del Aire coordinan un programa para los vuelos no tripulados militares con el fin de minimizar su incidencia en el tráfico aéreo general y establecer los corredores, periodos de activación, límites verticales y áreas de trabajo del sistema en condiciones de seguridad, eficacia y sostenibilidad.

El Ala 23 del Ejército del Aire es la responsable del sistema de armas Predator, un avión no tripulado que será utilizado para labores de reconocimiento, vigilancia e inteligencia. Se ubica en la base de aérea de Talavera la Real, en Badajoz.

ENAIRE explica que las misiones de PREDATOR requieren una compleja coordinación entre sus departamentos y las unidades militares con el objeto de establecer las condiciones operativas "que minimicen la incidencia sobre el tráfico aéreo general e integrar y habilitar su operación en cualquier lugar de nuestro espacio aéreo nacional".

En este sentido ENAIRE y el Ejército del Aire están llevando a cabo un proceso de coordinación que permita establecer los corredores, periodos de activación, límites verticales y áreas de trabajo del sistema en condiciones de seguridad, eficacia y sostenibilidad.

Asimismo, se coordinan las posibles modificaciones en los procedimientos operativos habituales de los controladores aéreos, y en función de esto, la necesidad o no de llevar a cabo los correspondientes análisis de seguridad.

Dentro de ENAIRE, participan en este proceso la División de Operaciones, la División de Seguridad, las direcciones regionales, la Célula de Gestión de Espacio Aéreo y la Dirección de Coordinación Civil Militar.

ENAIRE asune que este proceso hoy es pionero pero en los próximos años será habitual a medida que los sistemas no tripulados se vayan haciendo cada día más presentes en nuestro espacio aéreo.

Las misiones del programa PREDATOR son de larga duración, pudiendo alcanzar las 24 horas y a un nivel de vuelo de hasta los 15.000 metros. Durante esta fase inicial, se trata de vuelos de prueba y formación.

El sistema entró en servicio en el Ejército del Aire en el 2019 y se compone de varios aviones, estaciones de control en tierra, estaciones satelitales y técnicos especializados en los vuelos y su mantenimiento.

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?