Pais Vasco

Pedro Sánchez consolida la política de acercamiento de presos de ETA a cárceles del País Vasco y Navarra

Cerca del 30% de los etarras ya están en centros de las dos comunidades autónomas

Pancarta de apoyo al etarra Baldo en Bilbao
photo_camera Pancarta de apoyo a un etarra en Bilbao.

Este pasado viernes se ha comunicado el traslado de cuatro etarras, tres de ellos con delitos de sangre, que acumulan 6 asesinatos a su historial delictivo, y una progresión a tercer grado de otro etarra responsable de otros 3 asesinatos. Además, dos de ellos serán acercados a prisiones propias del País Vasco, uno de ellos sin la propuesta de la junta de tratamiento de la prisión pertinente. Ya son 31 los traslados que se han llevado a cabo sin la propuesta de las juntas de tratamiento de las cárceles correspondientes. En pocas semanas, todos los presos etarras habrán sido trasladados a cárceles propias o próximas a la Comunidad Autónoma Vasca y Navarra.

Mientras las cárceles del norte siguen acumulando a estos terroristas, el traspaso de las competencias de prisiones al País Vasco ya tiene fecha. El próximo 10 de mayo se cerrará este acuerdo que empezará a materializarse el 1 de octubre. Ante este inminente cambio en la política penitenciaria vasca, los aliados de Sánchez ya han pedido el fin a las políticas "de excepción" que, según ellos, se aplican en las cárceles contra los presos de ETA. Así lo ha manifestado esta semana la portavoz de Bildu en el Congreso, Mertxe Aizpurua.

Los presos etarras que esta semana entrante verán mejorada su situación penitenciaria sin colaborar con la Justicia son los siguientes:

  • Mikel Arrieta Llopis. Del Centro Penitenciario de Soria al Centro Penitenciario de Martutene (San Sebastián). Fue condenado a 102 años de prisión por el atentado terrorista que acabó con la vida de Cristina Mónica Illarramendi Ricci, Agustín Martínez Pérez y Alfonso Maside el 22 de marzo de 1982 en Sestao y por el asesinato de José Aybar Yañez el 30 de junio de 1982 en Barcaldo.
  • Manuel Miner Villanueva. Del Centro Penitenciario de Granada al Centro Penitenciario de Dueñas (Palencia). Fue condenado en 2003 a más de 90 años de prisión como responsable del asesinato de Iñaki Totorika Vega. También fue condenado en 2006 a 253 años de prisión por el atentado contra el estadio Santiago Bernabéu, en el que resultaron heridas 22 personas por la explosión de un coche bomba el 1 de mayo de 2002, y a 20 años por atentar con un coche-bomba contra un edificio de Repsol ubicado en el madrileño Paseo de la Castellana la noche del 22 de abril de 2002, produciendo cuantiosos daños materiales.
  • Unai Bilbao Solaetxe. Del Centro Penitenciario de Granada al Centro Penitenciario de Daroca (Zaragoza). En 2004 la Audiencia Nacional le condenó a 45 años de prisión como autor del asesinato de Juan Priede Pérez.
  • José Ignacio Bilbao Gaudeba. Del Centro Penitenciario de Zuera (Zaragoza) a la prisión de Basauri (Bilbao). En 2002 fue condenado a 101 años de prisión como miembro y colaborador del comando Vizcaya.

La Secretaría General de Instituciones Penitenciarias ha resuelto, además, la progresión a tercer grado de Luis María Carrasco Asenguinolaza, que mantiene como destino el Centro Penitenciario de Álava en el que cumple condena en la actualidad. Fue condenado a 47 años de prisión por el asesinato de Santiago Oleaga el 24 de mayo de 2001 en San Sebastián. También fue condenado a 30 años de prisión por el asesinato de Mikel Uribe Aurkia el 14 de julio en Leaburu, Guipúzcoa. También fue condenado a 36 años de prisión por el asesinato de Juan María Jauregui el 29 de julio del 2000 en Tolosa.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?