Pais Vasco

Ha presentado un partido político opuesto a Sortu

La escisión radical abertzale organiza su propia marcha por los presos de ETA enfermos

Amnistia eta Askatasuna está movilizando simpatizantes para manifestarse ante las cárceles de Basauri (Vizcaya) y Zaballa (Álava)

Manifestación anterior de Amnistia eta Askatasuna junto a las cárcel de Puerto y Algeciras.
photo_cameraManifestación anterior de Amnistia eta Askatasuna junto a las cárcel de Puerto y Algeciras.

La escisión minoritaria de la izquierda abertzale vuelve a mostrar músculo. Después de presentar un partido politico propio, Askatasunaren Bidean, al margen de Sortu, el movimiento Amnistia eta Askatasuna se movilizará por los etarras que se encuentran enfermos dentro de las cárceles de Basauri y Zaballa, en el País Vasco.

Desde su aparición en 2014, esta corriente dentro del entorno proetarra se ha mostrado crítica con la estrategia seguida por la dirección de ETA y de Batasuna -reconvertida en Sortu- de anunciar la renuncia al terrorismo para apostar exclusivamente por las vías políticas para conseguir la independencia.

En ese cambio de rumbo, Amnistia eta Askatasuna (que significa “Amnistía y libertad”) ha aglutinado sobre todo a etarras que cumplen condena y a sus familiares que han visto con malos ojos cómo la dirección de la izquierda abertzale dejaba que reclamar sus objetivos maximalistas de amnistía total y completa para todos los miembros de la banda terrorista ETA que estén en prisión.

Por contra, la dirección de Sortu y la del colectivo de presos han dado la consigna de aceptar acogerse a medidas individuales de beneficios penitenciarios, hasta hace poco algo prohibido en ETA.

Los “disidentes” de Amnistia eta Askatasuna están intentando marcar su propia línean reivindicativa que incide en exigir la puesta en libertad inmediata de todos los etarras. El Confidencial Autonómico ha podido saber que dentro de dos semanas volverán a salir a las calles para protestar por este motivo.

Cárceles con presos enfermos

Su reivindicación concreta será esta vez la excarcelación de los presos de ETA que sufren enfermedades graves. Se trata de una campaña que en la izquierda abertzale resurge cada vez que hay un caso conocido, como fue el de Josu Uribetxeberria Bolinaga, el secuestrador de José Antonio Ortega Lara.

El próximo 4 de junio los simpatizantes de Amnistia eta Askatasuna marcharán hasta dos de las cárceles del País Vasco. En primer lugar protestarán ante las puertas de la prisión de Basauri (Vizcaya), a las 11:00 de la mañana.

En este centro penitenciario cumple condena el etarra Aitzol Gogorza, que sufre un trastorno obsesivo compulsivo incurable desde hace varios años. Gogorza fue condenado a 20 años de cárcel por el asesinato frustrado de un funcionario de la prisión de Martutene (San Sebastián), al que dispararon en un cuello hiriéndolo gravemente.

Su segunda parada será Zaballa, la nueva prisión de la provincia de Álava que sustituye a la antigua Nanclares de Oca. Allí está internado otros etarra enfermo del que la izquierda abertzale ha hecho bandera en otras ocasiones: Jesús María ‘Txus’ Martín Hernández, que tiene trastorno esquizofrénico.

Por ello, con las consignas ¡Presos gravemente enfermos a las calles!” y “¡Amnistía total!”, este grupúsculo radical está organizando autobuses también desde la provincia de Guipúzcoa, concretamente desde San Sebastián y desde la comarca de Tolosaldea.

 
Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable