Pais Vasco

Así recuerdan a Fernando Buesa 20 años después de su asesinato por ETA

La fundación que homenajea al portavoz parlamentario del PSE ha recibido decenas de mensajes de vecinos, conocidos y otros ciudadanos: “Es imposible olvidar ese día, con todo el dolor que llevo encima”

Fundación Fernando Buesa Blanco
photo_cameraFundación Fernando Buesa Blanco

La banda terrorista ETA asesinó el 22 de febrero del 2000, hace 20 años a Fernando Buesa Blanco y Jorge Díez Elorza.

El ertzaina Jorge Díez Elorza, natural de Vitoria, de 26 años, murió mientras protegía al político socialista Fernando Buesa Blanco, el 22 de febrero de 2000. Anteriormente también protegió a otros políticos amenazados por ETA.

Era consciente del peligro que corría su vida, solía tranquilizar a su familia asegurándole que nada le pasaría a él. “¿Me va a tocar a mí, tantos como estamos?”.

Aquel día, estalló un coche-bomba que les mató a Fernando y a él e hirió a varios viandantes en una zona universitaria de Vitoria, a las 16:30 horas.

Este 2020 se cumplen 20 años de este trágico asesinato. Muertes que han estado en la memoria de todas las personas cercanas a estas personas. Como su hermana, Sara Buesa que es la presidenta de la fundación que lleva su nombre. 

Por todo ello, en esta fundación llevan desde 2000 trabajando en homenaje a Fernando Buesa por la deslegitimación del terrorismo, la memoria, la convivencia, los Derechos Humanos y la educación en valores.

En la Fundación Fernando Buesa Blanco han querido recordar este año de los asesinatos por ETA. Recuerdan el 22 de febrero del año 2000 como si hubiera sido ayer.

Han informado que junto con el dolor y el desgarro que sienten, en su memoria también están grabadas a fuego todos los gestos y muestras de apoyo que recibimos.

Han propuesto dedicar unos minutos a compartir en su página web este ejercicio de detenernos y echar la vista atrás al camino recorrido.

Los relatos de todas las vivencias son muy importantes para construir la memoria. “Y para nosotros son tremendamente valiosos, pues nos ayudan a sentirnos conectados y acompañados. Gracias por compartir.”

Recuerdan las imágenes en la televisión y el silencio helador 

"Supimos enseguida de la noticia y la sala donde estábamos reunidos se cubrió de una densa tristeza, de un dolor difícil de soportar, de una conmoción que impidió seguir con el trabajo, como si todos nos hubiéramos quedado helados, petrificados por aquella nueva barbarie." Algunas de las confesiones que han escrito personas de todas las ciudades. 

En especial, de Vitoria: "Cada vez que pasó por aquella esquina me acuerdo del día y de las dos grandes personas que encontraron allí la muerte. Una vez más algo impensable."

"Jorge, un chaval de la Montaña Alavesa, únicamente eso, un chaval. Ninguno debería estar allí en ese momento, pero en ese momento todos estábamos allí. Unos perdieron la vida, y muchos la esperanza."

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?