Pais Vasco

Así fueron los tres asesinatos cometidos por dos etarras que, gracias a Pedro Sánchez, este fin de semana ya duermen cerca de casa

Una de las personas asesinadas era concejal del PSOE

Imagen de Pedro Sánchez con gafas de sol.
photo_camera Pedro Sánchez.

Nuestras psicólogas se enfrentan cada semana al dolor y a la humillación que estos traslados generan en las víctimas del terrorismo; es un sentimiento muy difícil de describir”. Narran esta situación fuentes próximas al Departamento Psicosocial de la Asociación Víctimas del Terrorismo. La notificación por parte del Ministerio del Interior de nuevos traslados de presos etarras a cárceles propias y próximas al País Vasco y Navarra ha ido especialmente dolorosa la semana que está a punto de concluir, dado que los presos trasladados han estado directamente involucrados en asesinatos.

Hablamos, en primer lugar, de Igor Martínez de Osaba Arregui, que ha sido trasladado del Centro Penitenciario de Zuera, Zaragoza, al Centro Penitenciario de Álava. En 2002 fue condenado a 29 años de prisión como autor del asesinato de Alfonso Parada Ulloa.

Parada, subteniente de la Guardia Civil retirado, acababa de salir de su domicilio en Vitoria cuando a tan solo unos pocos metros se le acercó Igor Martínez de Osaba por la espalda, disparándole un tiro en la sien. Ingresó vivo en el hospital. Estuvo en coma doce horas y a las dos y cuarto de la madrugada falleció. Fue en el año 1998. Igor Martínez de Osaba Arregui También fue condenado en 2003 por ser uno de los conductores de la conocida como caravana de la muerte, que contenía más de 1.700 kilos de explosivos y que pretendía atentar en Madrid.

Por la espalda 

El otro asesino trasladado es Gregorio Escudero Balerdi, que ha ido movido Centro Penitenciario de Teixeiro, A Coruña, al Centro Penitenciario de Dueñas, Palencia. En 2004, la Audiencia Nacional le condenó a 25 años de cárcel como cooperador necesario del atentado que acabó con la vida del Concejal del Partido Socialista en Orio, Guipúzcoa, Juan Priede Pérez. ETA le asesinó en un bar al que Juan había acudido tras despedirse de su escolta. El atentado lo cometieron dos terroristas que descerrajaron al edil al menos tres tiros en la cabeza. Fue en el año 2002.

Escudero también fue condenado en 2006 a 42 años de prisión por facilitar la información para asesinar a José Ignacio Iruretagoyena Larrañaga. Para matar a José Ignacio los terroristas entraron por la noche al garaje particular propiedad de la víctima. Forzaron la puerta del copiloto y pusieron una bomba-lapa programada con temporizador debajo del asiento del conductor. Cuando salió hacia las 7:30 horas para ir a su trabajo, al negocio familiar, se detuvo a desayunar en un bar cercano y, acto seguido, reemprendió su camino. La bomba estalló cuando estaba a medio kilómetro de su destino. Fue en el año 1988.

Dolor 

Desde la AVTE”, prosigue la mencionada fuente, “necesitamos con urgencia una explicación por parte del Ministerio del Interior. Necesitamos saber por qué se realizan traslados de los terroristas más sanguinarios de nuestro país; traslados que no cuentan con las propuestas de las juntas de tratamiento de las prisiones (en total ya son 29 los acercamientos de este tipo); traslados de presos que no colaboran con la justicia, algo que consideramos fundamental para hablar de un verdadero arrepentimiento”.

Los traslados de los asesinos se han realizado entre cárceles del norte, acercando a estos terroristas cada vez más a las prisiones vascas y navarras.

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes