Pais Vasco

Por qué Etxarri-Aranatz, en Navarra, se ha quedado sin referéndum para unirse al País Vasco. El Ayuntamiento, de Bildu, tendrá que pagar las costas del juicio que ha ganado el Gobierno foral

"¿Está usted de acuerdo con que Etxarri-Aranatz como municipio de Euskal Herria forme parte de un nuevo estado independiente en Europa?". Ésa es la pregunta que había elegido el consistorio de Etxarri-Aranatz, a unos 40 kilómetros de Pamplona, para convocar un referéndum que no se celebrará por mandato judicial. El Ayuntamiento ha sido condenado a pagar las costas del proceso, promovido por el Gobierno de Navarra.

Etxarri-Aranatz es un pequeño municipio navarro que, después de décadas de gobiernos de signo abertzale, el 10 de mayo llevó a pleno una propuesta de consulta para integrarse en un hipotético País Vasco independiente, tal y como contó El Confidencial Autonómico en su momento.

Esta población ronda los 2.500 habitantes; de ellos, unos 350 vecinos fueron quienes promovieron la consulta. El consistorio cuenta con siete concejales de Bildu, tres de NaBai y uno del PP, el único que se mostró en desacuerdo con esta iniciativa.

El Gobierno de Navarra acudió a la vía contencioso-administrativa para abortar la convocatoria y finalmente, tal y como preveía el propio Ayuntamiento, ésta no podrá celebrarse. Se ha suspendido de forma cautelar y el juzgado ha condenado al consistorio a pagar las costas judiciales generadas por este trámite de suspensión.

En el pueblo dan por hecho que el consistorio recurrirá, siempre que sea posible, para dilatar en proceso judicial en lo posible y no abandonar la propuesta de la consulta.

Multas, juicios y dinero público

Los procesos judiciales relacionados con las decisiones del equipo municipal llevan años siendo un problema para las arcas de Etxarri-Aranatz. Han recibido varios requerimientos de la Delegación del Gobierno para que ondee la bandera española en el Ayuntamiento, que nunca se ha izado en la fachada.

También se han visto obligados a pagar con dinero público hasta dos facturas de los servicios de limpieza de las autoridades navarras tras haberse negado a limpiar pintadas en apoyo a ETA.

Algunos de esos ‘grafittis’ han decorado la casa familiar de Jesús Ulayar, ex alcalde en Etxarri-Aranatz entre 1969 y 1975. Ulayar fue asesinado cerca de su domicilio, ante su hijo adolescente, en 1979, a los 54 años.

Fuentes consultadas por ECA señalan que en el lugar donde un etarra le disparó fueron colocados unos contenedores de basura. Además, la casa que habitó junto a su familia, y que tuvieron que abandonar hace años, aún tiene pintadas amenazantes que se renuevan periódicamente.

Precisamente en el próximo pleno municipal, previsto para el próximo 7 de octubre, el concejal ‘popular’ en la localidad, Juan Antonio Extremera, presentará una moción para condenar estos actos vandálicos relacionados con la apología del terrorismo. El consistorio ya ha recibido el documento, pero está por ver si finalmente llegará a debatirse en el ágora municipal.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable