Pais Vasco

Ocurrió en Ibarra (Guipúzcoa)

Bengalas, flores, aurresku de honor...: homenaje a un acusado de financiar a ETA

Jon Mintegiaga salió de la cárcel de Aranjuez un año después de ingresar bajo la acusación de ser tesorero de Herrira, la red de apoyo a los presos

Pancarta de homenaje a Jon Mintegiaga en Ibarra.
photo_cameraPancarta de homenaje a Jon Mintegiaga en Ibarra.

Un año después de ingresar en prisión, uno de los detenidos en la ‘operación Mate’ contra la red de apoyo a los presos de ETA ha quedado en libertad a la espera de juicio. Jon Mintegiaga dejó la cárcel de Aranjuez y volvió a su pueblo, Ibarra, donde fue recibido con un homenaje.

Mintegiaga quedó en libertad tras pagar una fianza de 20.000 euros. Queda a la espera de juicio por las acusaciones del juez Eloy Velasco, que cuando lo envió a prisión en enero de 2015 la consideraba uno de los tesoreros de Herrira.

Concretamente, a él y a otros dos responsables de las finanzas de este grupo de apoyo a los presos de ETA les imputa delitos de financiación del terrorismo, integración en banda armada, delito contra la Hacienda Pública, blanqueo de capitales, delito contra la Seguridad Social y quebrantamiento de medida cautelar respecto de la prohibición de actividades de la organización de apoyo a los presos. Y es que Herrira tenía las actividades suspendidas por orden judicial, y a pesar de ello estos tres detenidos organizaron actos para financiar el entramado de ayuda a los etarras ingresados en prisión.

Tras quedar en libertad, Jon Mintegiaga volvió a su pueblo natal, Ibarra, un municipio de Guipúzcoa en el que ahora mismo gobierna EH Bildu. Allí, según ha podido comprobar El Confidencial Autonómico, recibió un “ongi etorri”, un acto de recibimiento y homenaje que la izquierda abertzale rinde a los presos relacionados con ETA cuando salen de la cárcel.

Gritos para pedir la liberación de todos los presos

Tal y como se puede ver en este vídeo grabado por los simpatizantes abertzales, una comitiva de coches llegó bien entrada la noche a Ibarra. En ellos iban el preso liberado y quienes habían ido a recibirle a la salida de la cárcel de Aranjuez (Madrid).

Los coches entraron tocando la bocina al ver el “comité de recepción” que había en las calles. Varias decenas de personas, con pancartas en favor del acercamiento de los presos al País Vasco y con bengalas de luz roja, les jalearon con gritos de “¡aupa!”.

Por distintos puntos de Ibarra -una localidad de 4.278 habitantes- se habían colgado pancartas de bienvenida con el lema “Ongi etorri Minte” (“Bienvenido Minte”, el diminutivo de Mintegiaga). Varias de ellas estaban firmadas por Sortu, el partido legal heredero de Batasuna

Entre la multitud congregada se lanzaron cohetes y otros fuegos artificiales para celebrar la liberación de Jon Mintegiaga. Incluso se llegó a descorchar una botella de espumoso y a lanzar la sidra, cava o champán entre la euforia generalizada.

Tal y como se ve en el vídeo al que ha tenido acceso ECA, también hubo música para homenajear a este presunto dirigente de Herrira. Se pudo escuchar la txalaparta, un instrumento de percusión en el que dos personas golpean con unos bastones unas tablas de madera.

Además, el recibimiento a Mintegiaga incluyó un aurresku, una danza de honor al ritmo del tamboril y del txistu (flauta). Tras recibir un ramo de flores, el ex preso fue saludado y abrazado por un numeroso grupo de vecinos de Ibarra que coreaban la consigna “¡Euskal presoak, etxera!” (“Presos vascos, a casa”). Todo acabó con una salva de fuegos artificiales.

 
Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable