Muy Confidencial

La otra cara del teletrabajo: un ‘teleco’, en el balcón

El ingeniero Eduardo Ejarque
photo_camera El ingeniero Eduardo Ejarque

Eduardo Ejarque, ingeniero de Telecomunicaciones, trabaja en Londres. A principios de verano, viajó a Cucalón, un pequeño pueblo de la provincia de Teruel, para estar diez días. No se esperaba que tendría que estar dos meses teletrabajando desde Cucalón, pues volver a Londres supone aislarse dos semanas, y en ese pequeño pueblo hubo un positivo por Covid-19, “por lo que tuve que quedarme por si tenían que hacerme una PCR”.

Hasta que levantaron la cuarentena, decidió seguir trabajando desde su pueblo, pero “las semanas van pasando y no se sabe cuándo levantarán la cuarentena en Gran Bretaña a los que llegan de España”.

Eduardo afirma que “trabajo en el balcón de mi casa, pues está bien orientado y llega cobertura 4G, y con los datos ilimitados puedo trabajar con internet desde mi ordenador, pero no hay cobertura en otras zonas de la casa y, probablemente, si viviera en otras casas tampoco podría”.

Como ingeniero de Telecomunicaciones y buen conocedor de la tecnología, afirma que es “vergonzoso, y la solución es fácil: que las compañías de telefonía den cobertura de 4G como mínimo, proveer de Wemax público a la población, o que sean los ayuntamientos, con una subvención, los que provean de una señal wifi pública para los ciudadanos”.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?