Muy Confidencial

Castillos, palacios y fortalezas: una ruta mágica por Salamanca

La Alberca
photo_camera La Alberca

Desde el mirador de la Cruz de Sequeros, al castillo ducal de la Casa de Alba, pasando por el majestuoso Palacio de los Duques de Béjar o la fortaleza de San Vicente, la provincia salmantina alberga quince localidades que destacan por su rico patrimonio histórico y cultural y que se distinguen con la denominación de ‘Conjunto Histórico’. La Alberca ostenta el título de primer pueblo declarado como tal en España, distinción que data del año 1940.

El incalculable acervo cultural de la provincia de Salamanca queda reflejado en sus quince pueblos distinguidos con la mención “conjuntos históricos”. Tierra de llanuras centrales y orientales, interrumpidas por alineaciones montañosas por el sur y por los cañones del río Duero y sus afluentes por el noroeste, la provincia de Salamanca alberga historia, tradición y patrimonio en sus 12.350 kilómetros cuadrados de superficie.

Sierra de Francia

Los valores naturales y culturales de la zona, han erigido a la Sierra de Francia como uno de los destinos más afamados e imprescindibles de la provincia. Seis de los pueblos reconocidos como ‘conjuntos históricos’ están aquí. Los visitantes podrán deleitarse con los encantos del municipio de La Alberca rodeado de extensos robledales y variados frutales; sumergirse por las calles y rincones de Mogarraz para descubrir su bella arquitectura de entramado y originales dinteles; visitar las sólidas murallas que circunvalan Miranda del Castañar y las torres del Homenaje de su castillo; disfrutar de las vistas desde el mirador de la Cruz de Sequeros; del patrimonio de San Martín del Castañar mientras pasean por sus calles o conocer el espacio interior del recinto perfectamente delimitado de Villanueva del Conde conocido como “huertitas”.

Sierra de Béjar

Representando el techo de la geografía salmantina, con sus cumbres nevadas gran parte del año, la Sierra de Béjar alberga cuatro de los municipios “conjuntos históricos”. Destacan la villa colgada de las laderas, Candelario, con sus casas-fábrica chacineras con su “batipuerta”; el majestuoso Palacio de los Duques en Béjar o el castillo de Montemayor del Río, uno de los más bellos de toda la provincia y conocido también como fortaleza de San Vicente y la villa medieval entorno al castillo de finales del siglo XIV de Puente del Congosto.

La Frontera y Ciudad Rodrigo

Lugar histórico de enfrentamientos por su proximidad a Portugal, en esta comarca al oeste de Portugal se erigen ciudades fortaleza con antiguas fortificaciones y conjuntos defensivos, como es el caso de Ciudad Rodrigo, con innumerables palacios como el de Los Águila, de Los Castro o el del Marqués de Cerralbo, o en el municipio de San Felices de los Gallegos, con numerosos atractivos entre el que destaca la Torre de las Campanas.

Tierras del llano

Los paisajes de diáfanos horizontes interrumpidos solo por los campanarios caracterizan esta tierra que tiene la nota de color en algunos humedales y pequeños arroyos que vierten al río Tormes. En el centro comarcal se encuentra Peñaranda de Bracamonte, conjunto histórico por sus plazas porticadas donde, en una de ellas, se encuentra el convento de las Carmelitas, que posee una de las más importantes colecciones de pintura napolitana de la región. En Alba de Tormes se encuentra el castillo ducal de la Casa de Alba, cuna de una de las más ilustres dinastías de la nobleza española, además de ser el lugar de descanso definitivo de Santa Teresa, en su iglesia y convento carmelitano. El casco urbano de este municipio también está declarado como “Conjunto histórico Artístico”. Y en la zona noroeste de la provincia, Ledesma, donde se encuentran interesantes vestigios romanos, como el rescatado Puente Mocho, y, de épocas anteriores, el verraco en los jardines de la Fortaleza y un imponente menhir.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?