Muy Confidencial

La cara B de someterse a muchos test de antígenos: sangre por la irritación de las mucosas

Una trabajadora sanitaria sostiene una probeta con una prueba PCR
photo_camera Una trabajadora sanitaria sostiene una probeta con una prueba PCR

“Algunos trabajadores sangran tanto que tienen que escupir la sangre”, explica a El Confidencial Autonómico una trabajadora de una residencia de ancianos de Sevilla.

“Antes, a los trabajadores de las residencias, nos hacían la prueba si habíamos tenido contacto con un posible contagio de Covid. Pero, desde que entró en vigor la nueva normativa, tenemos que someternos a un test de antígenos cada 7 días”, explica esta fisioterapeuta.

Los test de antígenos se realizan vía nasofaríngea, al igual que los PCR, pero el hisopo (el palito) se introduce por los dos orificios nasales. A la muestra tomada se le aplica un reactivo que a los 15 minutos permite conocer el resultado. Lo que hace es buscar unas proteínas específicas (antígenos) que están presentes en la superficie de los virus.

“Alguna compañera ha tenido que ir al médico y éste se lo ha confirmado. La molestia que tenía era por la irritación de este test”, explica la sevillana a ECA.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?