Muy Confidencial

Así terminó el encierro de cuatro mineros en un pozo de Asturias

Mineros de Aller, con quienes estuvieron encerrados.
photo_cameraMineros de Aller, con quienes estuvieron encerrados.

Cuatro mineros de una subcontrata de Hunosa se encerraron el pasado 28 de febrero en un pozo de la mina de Santiago, en Aller (Asturias). A 800 metros bajo tierra, querían reivindicar que Hunosa incluya en el plan industrial de diversificación también al personal de la subcontrata, y advirtieron que no saldrían del pozo hasta tener ese compromiso firmado. Llevaban seis días encerrados, sin recibir atención médica pero, según sus compañeros, con buen ánimo y buena salud y dispuestos a continuar con el encierro.

Sin embargo, este miércoles 6 de febrero dieron por finalizada la protesta “ante los avances satisfactorios producidos”. La clave, según le cuentan a El Confidencial Autonómico, fue un encuentro con la Federación Socialista de Asturias. El PSOE regional se comprometió a asumir las reclamaciones de los mineros ante Hunosa, empezando por su secretario general Adrián Barbón.

Además, en una charla informal trasladaron a los mineros que se mantendrá la carga de trabajo “en tanto y cuanto dure el proyecto de abandono y clausura de los pozos de Aller y Carrio”, mientras que el colectivo de subcontratas traslada su aspiración de optar a proyectos de restauración medioambiental de los espacios degradados por la actividad minera en las cuencas a través de la diversificación de Hunosa.

Los trabajadores de subcontratas también se reunieron en Mieres con los líderes sindicales, como del Sindicato de los Obreros Mineros de Asturias (SOMA) en un encuentro informal. Pretendían que se siga contando con este personal en el proyecto de abandono y clausura, y también en la planificación industrial del pozo Nicolasa, mientras tenga producción hasta diciembre de 2021 y con vocación de continuar abasteciendo de combustible la central térmica de Pereda mientras esté operativa.

Los mineros que se encerraron en el pozo asumirán una sanción “ejemplarizante” por la protesta, de suspensión de 45 días de empleo y sueldo. Algunas fuentes apuntaron que la empresa les había mandado la carta de despido en el primer día de encierro.

“Del sacrificio de algunos se arreglan otros y no vamos a cambiar nuestro punto de vista”, aseguran fuentes consultadas por ECA, que añaden que los mineros encerrados “salen satisfechos por los avances obtenidos y agradeciendo a todos la colaboración y el apoyo recibido”.

Agradecen el apoyo de los socialistas asturianos y del sindicato SOMA, así como de otros mineros del pozo Santiago de Aller y de otros pozos de Asturias, y advierten que si no se cumplen los compromisos por parte de Hunosa, iniciarán nuevas jornadas de protesta.

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes