Madrid

Yolanda Díaz ha ofrecido el número dos por Madrid en las generales a Errejón y causa revuelo en Podemos

Irene Montero ha intentado que la vicepresidenta encabece la lista por Pontevedra pero ha recibido como respuesta que la candidata a la Presidencia del Gobierno debe liderar el cartel electoral en la capital

Yolanda Díaz.
photo_camera Yolanda Díaz.

Yolanda Díaz prepara ya su candidatura para las próximas elecciones generales, que se celebrarán previsiblemente en 2023, junto con las listas del nuevo ‘frente amplio de izquierdas’ que propone. La vicepresidenta segunda ha provocado un terremoto interno en Podemos tras ofrecer a Íñigo Errejón ser su número dos por Madrid.

Por lo pronto, Díaz ha asumido la condición de futura cabeza de lista de Unidas Podemos a las generales que le adjudicó Pablo Iglesias, y por tanto candidata a La Moncloa, a pesar de algunas resistencias internas que todavía se producen. 

En esa línea, se ha empezado ya a trabajar a quienes pueden formar parte de las candidaturas, tanto en Madrid como por toda España.

Yolanda Díaz no tiene partido

Díaz ha comenzado a moverse para reforzar su posición. Hay que recordar que ha sido de las pocas figuras del llamado “rupturismo” que ha salido airosa de los últimos envites electorales, convirtiéndose en el principal activo de Unidas Podemos, en medio de la pérdida de apoyos mostrada en Madrid, Galicia y País Vasco.

Sin embargo, la vicepresidenta carece de familia política organizada. Abandonó Izquierda Unida, formación que lideró en Galicia, y no entró en Podemos, donde Ione Belarra se ha hecho con la secretaría general tras la salida de Pablo Iglesias. Yolanda Díaz tiene a su equipo en el Gobierno, pero por ahora ningún peso orgánico fuera de él.

Errejón, número dos por Madrid

La lucha por la hegemonía del espacio político a la izquierda del PSOE acaba de empezar. Díaz está inmersa en la acción gubernamental, pero en paralelo empieza a construir una alternativa política que pueda reconectar a la ciudadanía desencantada y aglutine a las fuerzas políticas a la izquierda de los socialistas. 

Las heridas siguen abiertas entre estas formaciones mientras la iniciativa de Díaz avanza de forma lenta y sin ruido. Entre los principales escollos, conciliar -y reconciliar, también- los intereses de Podemos (la organización más potente dentro de dicho espacio) con los de Íñigo Errejón, líder de Más País. 

Así las cosas, las fuentes del entorno de la ministra de Trabajo a las que ha tenido acceso Confidencial Digital confirman que Díaz está hablando con posibles nuevas incorporaciones. Uno de ellos es el propio Errejón y su entorno, al que intenta convencer de que se presente junto a ella a las elecciones generales.

Yolanda Díaz busca que Errejón sea su número dos por Madrid, consciente del alto tirón electoral que tiene en la capital, y que ha demostrado en todos los comicios a los que se ha presentado.

La vicepresidenta segunda ha hablado en los últimos días de “un proyecto de país para la próxima década” para el que dará voz a la gente, no a los partidos, y que aún aparece difuso en el horizonte. Todas las fuentes consultadas insisten en que la fase en la que se encuentra es aún “preliminar”.

Errejón más cerca de Yolanda Díaz

Errejón había subrayado hasta hace poco que su formación debía seguir haciendo “un camino propio”, pero últimamente ha suavizado su posición y ahora deja la puerta abierta a la plataforma. Algunas fuentes lo sitúan en estos momentos más cerca de Yolanda Díaz.

El fundador de Podemos respondió hace unos días en TVE: “Cuando llegue el momento de elecciones, hablaremos de elecciones”. En su discurso oficial hay, sin embargo, un giro de guion muy reciente. 

La relación entre ambos es “buena y fluida”, admiten en sus equipos. Y Errejón ya se definió a favor de Díaz en su disputa dentro de la coalición de Gobierno con el PSOE por la reforma laboral.

La reforma laboral como bandera

Esos primeros escarceos son la tónica con el resto de las corrientes que aspira a aglutinar Yolanda Díaz, que busca trascender a los partidos a través de su liderazgo, como en su día hizo Pablo Iglesias con Podemos y sus círculos. 

La vicepresidenta maneja los tiempos y finalmente ha aplazado el lanzamiento oficial de un proceso de “escucha” con la sociedad civil, que podría llegar a principios del próximo año con una gira por distintas zonas del país. 

La idea de Yolanda Díaz es que la consecución de la reforma laboral apuntale su liderazgo. En su entorno afirman a ECD que esos planes no se acelerarán hasta haber superado esta primera prueba.

Ada Colau, cabeza de lista por Barcelona

Hay que recordar que la ministra de Trabajo ya ha protagonizado un decidido acercamiento a Ada Colau, con la que quiere contar en las próximas elecciones generales como cabeza de lista al Congreso por Barcelona

La alcaldesa de la capital catalana le ha reclamado, como condición para dejar el Ayuntamiento y encabezar la candidatura, entrar en el Gobierno. Colau exige ser ministra.

Uno de los argumentos que ha utilizado Díaz para tratar de convencerle es que dos mandatos al frente del Ayuntamiento de la Ciudad Condal son suficientes, y que su figura tiene una proyección nacional que se debe aprovechar.

No se pasa por alto que Díaz ha fichado para su equipo a Josep Vendrell, histórico miembro de Iniciativa per Catalunya (ICV) y dirigente de En Comú Podem, que fue diputado en el Congreso. Es su nuevo jefe de gabinete político, y ya trabaja junto a ella en el Ministerio de Trabajo.

En ámbitos de Unidas Podemos explican que la vicepresidenta segunda trata de alinearse con Ada Colau, quien mantiene una relación de absoluta frialdad con la cúpula después de los choques entre ambas partes por el intento de Podemos de controlar el aparato catalán.

La pugna por entrar en la lista de Madrid

En Podemos las heridas siguen abiertas. El enfrentamiento de los fundadores Iglesias y Errejón rompió en dos a la organización. Mónica García, portavoz de Más Madrid -filial del partido de Íñigo Errejón- en la Asamblea regional es precisamente otra de las figuras llamadas a tener protagonismo en este nuevo espacio.

Las suspicacias han crecido en los últimos días por la presencia de García y Yolanda Díaz, junto a la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, y la vicepresidenta valenciana, Mónica Oltra, en un acto organizado el pasado sábado en Valencia. 

Todas las partes en liza desvinculan este foro de una futura plataforma de izquierdas, pero la imagen de las cuatro junto a la política ceutí Fátima Hamed Hossain y sin dirigentes de Podemos ha despertado ciertos recelos y, a la vez, un enorme interés. 

Podemos ha restado importancia a ese encuentro, pero ya ha comenzado una guerra soterrada para colocar a sus integrantes en destacados puestos de salida en la lista por Madrid al Congreso en las próximas elecciones generales, según admiten a ECD fuentes involucradas en el montaje del proyecto de Díaz.

Desplazar a Yolanda Díaz a Pontevedra

Concretamente, Irene Montero ha intentado que la vicepresidenta segunda encabece la lista por Pontevedra, como venía haciendo hasta ahora en Unidas Podemos -argumentando su excepcional tirón electoral en su Galicia natal-, para poder acceder ella a los primeros puestos de la candidatura por la capital de España junto a Ione Belarra.

Según las fuentes consultadas, la respuesta de Yolanda Díaz ha sido contundente: la candidata a la Presidencia del Gobierno es la que debe liderar el cartel electoral en la capital. Y no ha dado más opción.

Belarra y Montero no cuestionan a Díaz

Díaz ha tenido varios encontronazos con Podemos, pero cuenta con el respaldo de la dirección sobre los plazos de la plataforma. La formación tiene en cuenta que el tirón electoral de Díaz se refleja en el CIS pero también entre la militancia. Y concluye que es la única figura que, a día de hoy, está en condiciones de contener la sangría de votos que sufría el partido morado.

A esta conclusión ha llegado también la actual cúpula del partido. En el entorno de Montero y Belarra aseguran que, pese a todo, nunca han puesto en discusión que Yolanda Díaz sea la cabeza de cartel electoral. Reconocen que al principio existieron dudas y ha sido necesaria una adaptación. Pero nadie se ha movilizado para que ella no sea la candidata a La Moncloa.

Tampoco se pasa por alto que la valoración de Yolanda Díaz aumenta en paralelo a su grado de conocimiento. No acumula desgaste.

Al contrario. Ha dado un salto cualitativo, al imponer un nuevo modo de negociar con el PSOE, menos traumático que el de Iglesias, Montero y Belarra pero igual de resolutivo, como demuestra el último pacto de Presupuestos y la Ley de Vivienda.

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes