Madrid

Yolanda Díaz se convierte en pro-OTAN y lo escenificará ante los líderes mundiales en la cumbre de Madrid

Rompe con la postura anti-militarista de Podemos y apuesta por una “izquierda leal” a la Alianza que le consolide como presidenciable

Yolanda Díaz y Pedro Sánchez.
photo_camera Yolanda Díaz y Pedro Sánchez.

Podemos ha emprendido una campaña feroz al grito de ‘No a la OTAN’ para presionar al PSOE contra la celebración de la cumbre de la Alianza Atlántica en Madrid, la última gran fricción en el Gobierno de coalición. Sin embargo, la vicepresidenta Yolanda Díaz, líder del partido morado en el Consejo de Ministros, ya tiene decidido desmarcarse.

Por lo pronto, ninguno de los cinco ministros de Unidas Podemos acudió el pasado lunes al acto de conmemoración del 40 aniversario de la entrada de España en la OTAN que tuvo lugar en el Teatro Real de Madrid. Tampoco la vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, coordinadora del grupo confederal en el Ejecutivo, a la que los partidos de ese espacio consideran como su candidata para las próximas elecciones generales, una vez que concluya el “proceso de escucha” a través de la plataforma ‘Sumar’.

Yolanda Díaz se convierte en pro-OTAN

No obstante, según ha podido saber Confidencial Digital por fuentes próximas a la vicepresidenta, la líder de Unidas Podemos en el Consejo de Ministros es consciente de que “el Gobierno no puede permitir la intervención de Rusia en Ucrania y la OTAN debe intervenir”, rechazando de plano con esa postura el ‘No a la OTAN’ de Podemos.

En su entorno aseguran que ha decidido no plantar batalla en otra de las banderas moradas, como sucedió con el envío de armas a Ucrania, pese a que ahora y entonces se le ha requerido mayor contundencia desde la dirección del partido y por parte del propio Pablo Iglesias.

Ensanchar el electorado de la izquierda

Según las fuentes consultadas, Yolanda Díaz pretende ensanchar el electorado de la izquierda y lleva días con un dilema: mantenerse fiel a los postulados de los partidos que le apoyan en su camino a la candidatura a la Moncloa, o hacer prevalecer su perfil más institucional, además de su fidelidad a Pedro Sánchez.

Aseguran que, en esa pretensión de transversalidad, ha decidido decantarse por participar en la cumbre de la Alianza Atlántica, para la que apenas queda un mes, y escenificar antes los jefes de Estado y de Gobierno que estarán en Madrid que es posible una “izquierda leal a la OTAN”.

Considera que debe tratar de equilibrar el papel institucional que le otorga ser una de las vicepresidentas del Gobierno con la militancia política vinculada al sindicalismo y su futuro perfil como aglutinadora de todo lo que esté a la izquierda del PSOE -pero con un enfoque aún más transversal.

Por ello, explican desde su entorno, la prudencia guía cada posicionamiento ideológico de Díaz, en especial en materia de Defensa. Argumentará que la “actitud crítica en un momento determinado puede ser compatible con una representación institucional”.

Busca consolidar su perfil presidenciable

Las fuentes a las que ha tenido acceso ECD explican que la vicepresidenta asume que una candidata a La Moncloa no puede ir en contra de los compromisos contraídos por el país con la OTAN.

Comprende que España pertenece a la organización atlántica y, por tanto, debe tomar en consideración y responder a las peticiones que se produzcan por parte de sus aliados. Un incumplimiento de Madrid condenaría la imagen internacional del país y lo sumiría en la irrelevancia.

Una circunstancia que lleva a Yolanda Díaz, empeñada desde hace unos meses en construir una imagen presidenciable, a considerar precisamente que una postura radical anti-OTAN debilitaría su candidatura.

La vicepresidenta apoyará a Sánchez

Fuentes próximas a La Moncloa dan por hecho que Podemos asumirá finalmente (no sin algunas protestas y ruido) la celebración en Madrid de la cumbre de la OTAN porque “la política exterior es competencia del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez”, tal y cómo ha dejado claro en los últimos días el ministro de Exteriores, José Manuel Albares.

Del mismo modo, el PSOE comprende que “Podemos es un partido distinto y tiene que tener opiniones distintas y diversas”, explican.

Yolanda Díaz comienza a desmarcarse

Hay que recordar que Yolanda Díaz se ha desmarcado ya de la acusación de Podemos de que el contrato para organizar la Cumbre de la OTAN se había realizado a dedo. “Cumple con todos los requisitos de legalidad”, precisó este martes durante la rueda posterior al Consejo de Ministros.

También justificó su ausencia en los actos de conmemoración del 40 aniversario de la entrada de España en la OTAN, alegando que tuvo que realizarse unas pruebas médicas. En cambio, no quiso desvelar si va a asistir a la reunión de la Alianza de los días 29 y 30 de junio.

Tampoco aclaró si tiene intención de acudir a la cita el ministro de Consumo y líder de IU, Alberto Garzón. En su entorno vinculan su asistencia a su agenda, pero advierten de que el compromiso inquebrantable de IU es con el Gobierno de coalición. Pero dejan este recado: “ni Yolanda ni Alberto son de Podemos”.

Podemos busca marcar perfil propio

En la cúpula de Unidas Podemos admiten que buscan marcar perfil propio y elevar la presión al PSOE después de que la formación morada haya dejado claro no solo que no participará en la cumbre de la OTAN, sino que considera injustificados los 37 millones que le costará a España la organización de la cita.

La actuación de España en el marco de la OTAN es un asunto en el que PSOE y Unidas Podemos mantienen posturas históricamente alejadas y resulta particularmente sensible para Izquierda Unida, que nació con el impulso de las movilizaciones por la paz y contra la Alianza Atlántica previas al referéndum de 1986 donde los españoles votaron a favor de integrarse en su estructura.

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?