Madrid

Técnicos de salud de Madrid recogen firmas contra la centralización del servicio en una única sede

Consideran que perjudicará a varios municipios de la región, que perderán servicio de proximidad

Técnicos de salud de Madrid
photo_camera Técnicos de salud de Madrid

CSIT a través del Sindicato de Técnicos de Salud Pública, STSP, ha iniciado una campaña de recogida de firmas en Change.org, “Si bajan las inspecciones, suben las infecciones”, solicitando al Consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid que frene la iniciativa de la Directora General de Salud Pública, referente a la inminente reorganización de la estructura que dirige, lo que supondría la reubicación de los Técnicos de Salud Pública. En apenas unos días, han conseguido más de 800 firmas. 

Este hecho traerá repercusiones para los municipios madrileños en los que actualmente realizan sus labores, ocasionando una pérdida de la proximidad al ciudadano, a las empresas y a las propias corporaciones locales, tras años de estrecha colaboración entre este colectivo profesional y los correspondientes servicios municipales.  Ante esta situación, CSIT ha manifestado en la Consejería de Sanidad, su rechazo y disconformidad con la medida adoptada, poniendo, además, en conocimiento de las circunstancias al Presidente de la Federación Madrileña de Municipios, así como a los ayuntamientos de los municipios afectados, insistiendo en la importancia de la seguridad alimentaria y la sanidad ambiental en la salud de los vecinos madrileños. 

Según fuentes consultadas por ECA, aseguran que los Técnicos de Salud Pública son los responsables de realizar las labores de control oficial de los establecimientos alimentarios y de sanidad ambiental de los municipios de la Comunidad de Madrid.

Actualmente, estos profesionales, que se encuentran distribuidos estratégicamente por todo el territorio de la Comunidad de Madrid, realizan diariamente funciones de control y prevención de la salud pública: inspecciones en establecimientos alimentarios (restaurantes, hospitales, escuelas infantiles…), controles de la calidad del agua apta para el consumo y de las piscinas públicas, tomas de muestras para prevención de legionelosis, observaciones antirrábicas, actuaciones frente a denuncias y alertas sanitarias, control de la puesta en el mercado y comercialización de productos químicos, entre otras muchas actuaciones. 

Hasta ahora, estas competencias han venido siendo desempeñadas por estos profesionales en aquellos municipios que carecen de suficientes medios y personal para su desarrollo. La centralización en Madrid capital, dificultará la eficacia de la inspección alimentaria y ambiental, afectando inevitablemente, a la salud de todos los madrileños, y aumentando el gasto público.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable