Madrid

Subida en Madrid de 1.400 millones al año en impuestos de Patrimonio y Sucesiones

El Gobierno de Pedro Sánchez concreta el 'castigo fiscal' a la Comunidad

María Jesús Montero, nueva ministra de Hacienda
photo_camera María Jesús Montero, ministra de Hacienda

El impuesto a los ricos madrileños que propuso el presidente valenciano, Ximo Puig, sin ni siquiera haberlo meditado, tal y cómo él mismo reconoció, ha generado un incendio en el seno del Gobierno. Pero Hacienda sí trabaja en una propuesta de armonización fiscal para el año que viene que supondrá, de facto, una subida de impuestos en Madrid.

Mientras que el ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá, declaró que era un plan “que tiene mucho recorrido y que hay que seguir explorando”, la titular de Hacienda, María Jesús Montero, negó que esa propuesta estuviera encima de la mesa.

Una propuesta de armonización fiscal

Sin embargo, Hacienda ha prometido a los barones del PSOE una armonización fiscal para el próximo año que beneficiará a sus autonomías, según ha podido confirmar Confidencial Digital por fuentes de esas comunidades.

Es un planteamiento que, además del valenciano Ximo Puig, también respaldan los ‘críticos’ Page, Vara y Lambán, el asturiano Adrián Barbón, la navarra María Chivite, la riojana Concha Andreu, y el canario, Ángel Víctor Torres. Solo plantea dudas la presidenta de Baleares, Francina Armengol.

En el PSOE aseguran que Armengol se opone por ahora a esa armonización fiscal porque la economía de las islas es mucho más boyante, fruto de la industria turística, y no se ve afectada por el fenómeno de la deslocalización fiscal y patrimonial, como ocurre con las comunidades socialistas del interior.

Armonización de Patrimonio y Sucesiones

Los barones socialistas apoyan el planteamiento que les ha hecho llegar Moncloa y Hacienda, de igualar para toda España el mínimo exento del Impuesto de Patrimonio y del Impuesto de Sucesiones y Donaciones, a fin de acabar con lo que denominan “paraíso fiscal” de Madrid, como lo definió hace unos días el propio presidente de la Generalitat valenciana, Ximo Puig, en un acto en la propia capital de España.

Argumentan también que el tramo autonómico del IRPF ya tiene un porcentaje mínimo obligado para todos los territorios.

Eso sí, las autonomías socialistas rechazan que estos impuestos se conviertan en estatales, algo que defiende el socio de Gobierno Unidas Podemos (al menos, el de Patrimonio) de cara la futura reforma tributaria, porque dejarían de percibir esos ingresos, que han calculado que suponen una recaudación de unos 1.000 millones al año para las cuentas regionales.

No es un castigo fiscal a Madrid

Fuentes del Ministerio de Hacienda insisten a Confidencial Digital que el planteamiento consistiría en subir los impuestos, no solo a los madrileños, sino que implicaría igualar en todas las autonomías esos tributos o, al menos, fijar unas franjas que no se puedan rebasar ni al alza ni a la baja (unos topes máximos y mínimos de tributación a los que todos tendrían que ceñirse).

Se trata de un plan nacional que el Gobierno incluirá en la reforma del sistema tributario que ha prometido para el año que viene a los barones del PSOE, en la que introducirá modificaciones respecto a Patrimonio y Sucesiones. “No es un castigo fiscal a Madrid, sino una armonización fiscal para toda España”, insisten en el departamento que dirige María Jesús Montero.

En la práctica, si esto se lleva adelante, supondrá una subida de impuestos para los contribuyentes de las comunidades con fiscalidad más baja -no sólo para los residentes en la Comunidad de Madrid-, pero, al mismo tiempo, implicará una bajada para aquellas que tienen impuestos más altos, en las que los contribuyentes saldrán beneficiados.

Una subida de unos 1.400 millones al año

En el caso de Madrid, la subida de impuestos rondaría los 1.400 millones al año, según los cálculos del Ejecutivo. Las grandes fortunas se ahorran 905 millones de euros anuales al bonificar la región el 100% del Impuesto de Patrimonio.

En concreto, y según los datos de la última liquidación de la Agencia Tributaria (AEAT), 18.587 personas con un patrimonio medio de 9,4 millones de euros por contribuyente se ahorraron 905.334.624 euros en 2018.

Sucesiones y Donaciones es el otro gran impuesto cedido a las autonomías que está masivamente bonificado en Madrid. No al 100% pero casi: al 99% a descendientes directos, y al 15% y al 10% en el caso de hermanos o tíos.

Las herencias pagan en la capital una cantidad simbólica que se deja de notar en los ingresos. La Comunidad recaudó en 2018 algo más de 374 millones frente a los 2.539 millones que cosecharon las 17 autonomías en su conjunto (hay que recordar que la comunidad es el 19% del PIB nacional, la quinta parte, y esa cifra está por debajo del 7% total).

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?