Madrid

Sindicatos de la Guardia Civil responden a las quejas por no vigilar los accesos a las cárceles de Madrid

Quieren aclarar que las unidades de acceso o “garitas de acceso” son competencia exclusiva de los funcionarios de prisiones al ser consideradas seguridad interior

Centro penitenciario de Soto del Real, Madrid. Foto: Carlos Delgado
photo_camera Centro penitenciario de Soto del Real, Madrid. Foto: Carlos Delgado

Tal y como contó este digital hace unos días, los funcionarios de prisiones de la Comunidad de Madrid y los de Málaga estaban viviendo una situación que decidieron denunciar ante la secretaria de Estado de Seguridad. Desde hacía unas semanas los accesos a varias cárceles ya no contaban por protección de la Guardia Civil.

Tres sindicatos de funcionarios de prisiones -ACAIP, Comisiones Obreras y UGT- enviaron el pasado 16 de julio una carta a la que tuvo acceso ECD dirigida a la secretaria de Estado de Seguridad, Ana Botella, para poner en conocimiento de la número dos de Fernando Grande-Marlaska en el Ministerio del Interior la “negativa de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado a asumir la vigilancia exterior de diferentes centros penitenciarios”.

El asunto afecta a las siete prisiones que existen en la Comunidad de Madrid. En ellas se recibió a final de mayo un oficio firmado por el comandante interino de la Unidad de Protección y Seguridad (Uprose) de la Guardia Civil, la encargada de vigilar el exterior de las cárceles, especialmente por la noche.

Ahora los sindicatos de la Guardia Civil responden a las quejas por no vigilar los accesos a las cárceles de Madrid. Quieren aclarar que las unidades de acceso o “garitas de acceso” son competencia exclusiva de los funcionarios de prisiones al ser consideradas seguridad interior, tal y como establece el artículo 69 del Reglamento Penitenciario y el art. 305 del R.D. 1201/1981, por lo que no pueden ser prestados esos servicios por la Guardia Civil.

En este sentido, los sindicatos aseguran que los agentes prestan seguridad al funcionario de prisiones mientras realiza su servicio en las “garitas de acceso”, pero que “no pueden asumir sus funciones ni mucho menos cubrir su servicio, ya que se estaría incumpliendo el Reglamento Penitenciario”.

AUGC considera que los guardias civiles no pueden, ni deben, ser utilizados como recambios para que los funcionarios se ausenten o no presten servicio por las noches en las “garitas de acceso”, cosa que, aseguran, no se hace en ningún centro penitenciario de España. Ante la escasez de personal de Instituciones Penitenciarias, inciden en que no deben ser los guardias civiles los que cubran ese hueco.

Cuentan, además, que es necesario un aumento de funcionarios de prisiones y un reconocimiento del carácter de autoridad en el transcurso de su trabajo dentro de los centros penitenciarios y ante las agresiones cometidas contra ellos, cosa que desde AUGC aseguran que apoyan y reivindican.

Asimismo, insisten en que los guardias civiles no deben realizar funciones que no les pertenecen y, menos aún, realizar controles de acceso para cubrir a los funcionarios que no los realizan o ser meros porteros para la custodia del acceso y seguridad de las viviendas de los funcionarios.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable