Madrid

PSOE de Madrid: dimisión en bloque y creación de gestora tutelada por Ferraz (no por Moncloa)

“No debimos dejarnos manejar por Moncloa” en la elaboración de las listas y en el diseño de la estrategia electoral

El delegado del Gobierno en Madrid, José Manuel Franco.
photo_camera José Manuel Franco.

La dimisión de José Manuel Franco como líder del PSOE de Madrid y la renuncia de Ángel Gabilondo a su acta de diputado han supuesto las primeras reacciones para responder a la debacle histórica del socialismo madrileño el 4-M. Unos movimientos que van a forzar a su vez la salida de toda la dirección y la creación de una gestora, tutelada por Ferraz (y no por Moncloa), hasta el congreso regional.

La Ejecutiva del PSOE en Madrid había cerrado en falso el miércoles la crisis interna provocada por la debacle electoral del 4-M a pesar de que se exigieron dimisiones y dejar la federación en manos de una gestora para “comenzar a trabajar para lograr una transición ordenada en el congreso regional que se celebrará a finales de año”.

Algunos miembros de la Ejecutiva consideran que se ha tratado hasta ahora de una reacción demasiado liviana para el derrumbe electoral que el partido ha sufrido en las urnas.

La digestión del 4-M tras la arrolladora victoria del PP de Isabel Díaz Ayuso ha provocado una enorme tensión en el seno del PSOE, y en especial en la federación madrileña.

Dimisión en bloque de la ejecutiva

Miembros de la ejecutiva regional no descartan que la dirección decida dimitir en bloque en las próximas horas tras la dimisión de Franco, según reconocen a Confidencial Digital algunos de sus miembros.

Admiten que “no debieron dejarse manejar por Moncloa” en la elaboración de las listas y en el diseño de la estrategia para la campaña electoral del 4-M.

Reconocen también que han permitido que el equipo de Pedro Sánchez, con su jefe de Gabinete a la cabeza Iván Redondo, “haya teledirigido la campaña de Ángel Gabilondo, imponiéndole el mensaje, la lista y la estrategia, lo que ha terminado en un sonoro fracaso”. Y ese “error” les obliga ahora a asumir responsabilidades políticas.

La candidatura encabezada por Gabilondo registró el peor registro de toda la historia de los socialistas madrileños, al no alcanzar ni siquiera la cota del 17% del voto, perder 274.000 papeletas y 13 escaños respecto al 2019, y ver arrebatado hasta el liderazgo de la oposición tras el ‘sorpasso’ de Más Madrid por su izquierda.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?