Madrid

El PP asegura que muchos manifestantes eran de Vox porque infiltraron a militantes suyos

La dirección nacional encargó a unas decenas de seguidores de Pablo Casado que se mezclasen entre los 3.000 simpatizantes de Díaz Ayuso para pulsar el ambiente

Manifestación de simpatizantes a las puertas de Génova 13 pidiendo la dimisión de Pablo Casado.
photo_camera Manifestación de simpatizantes a las puertas de Génova 13 pidiendo la dimisión de Pablo Casado.

Miles de simpatizantes de Isabel Díaz Ayuso protestaron el pasado domingo frente a la sede del PP, en la calle Génova, al grito de “Ayuso presidenta’ y exigiendo la dimisión del líder del partido, Pablo Casado. La dirección nacional se asustó con el número de manifestantes concentrados en la calle y desplegó un dispositivo para calibrar los daños.

Se reunieron casi 4.000 personas, según los cálculos de la Delegación del Gobierno. Una cifra superior a la registrada en las últimas celebraciones electorales del partido, pero menor que el 13 de marzo de 2004, en vísperas de las elecciones generales, tras los atentados del 11-M en Madrid.

El pasado domingo, imperaba un sentimiento de rabia e indignación que se dejaba notar en los mensajes que coronaban la multitud de pancartas y carteles improvisados por los propios manifestantes.

Las crónicas destacaron que los ‘indignados’ que rodearon la sede del PP eran simpatizantes del propio partido. Se daba por hecho que eran votantes convocados para protestar contra el líder nacional, Pablo Casado, por haber avalado una supuesta operación de desprestigio contra la presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso.

‘Casadistas’ infiltrados

Sin embargo, fuentes conocedoras de la operación, a las que ha tenido acceso Confidencial Digital, explican que miembros de la dirección nacional del PP infiltraron a militantes en la manifestación frente a Génova. Había curiosidad por conocer el perfil del votante indignado.

Así, desde el equipo del secretario general, Teodoro García Egea, se encargó a una decena de seguidores de Pablo Casado que se mezclasen entre los supuestos simpatizantes de Isabel Díaz Ayuso para pulsar el ambiente.

Muchos eran votantes de Vox

Una de las conclusiones más destacadas que sacaron, y de la que informaron a la dirección nacional del PP tras su investigación, fue reveladora: muchos de los congregados frente a Génova eran votantes de Vox.

De la manifestación del domingo ante la sede del PP circularon muchos vídeos. Uno de los más reproducidos en Twitter lo difundió un periodista de La Marea, Dani Domínguez. Se veía a un grupo de manifestantes increpar a los periodistas y cámaras que les grababan desde la puerta del edificio de Génova 13.

Algunos de los gritos que dirigían a los informadores fueron muy comentados. “Parece más votantes de Vox que militantes del PP”, era el comentario más repetido. Un hombre gritaba “¡Estáis vendidos al globalismo!”, e insultaba a todos los medios de comunicación: incluso llegó a decir “¡Sois una mierda todos, el Federico, el Herrera...!”.

Hay que señalar que las referencias al globalismo son frecuentes en el discurso de Vox, pero no en el del PP.

Santiago Abascal y otros dirigentes de Vox sí se presentan como dique de contención ante el “globalismo”, como una tendencia a quitar soberanía a los países y dirigir las sociedades occidentales desde organismos internacionales, además con un enfoque “progresista”.

Este discurso sí es común en Vox, en sus críticas contra la UE, pero en el Partido Popular, sin embargo, no es nada habitual escucharlo.

Lo mismo sucede con las críticas a periodistas como Carlos Herrera y Federico Jiménez Losantos. El fundador de esRadio y Libertad Digital ha llegado a ser muy criticado en los últimos meses por las bases de Vox, y sobre todo por el movimiento “antivacunas”, por las críticas duras que les ha dirigido el locutor.

Otro manifestante gritaba a los periodistas “¡Que nos ha matado la ETA como a perros y estáis tapándolo!”.

No es la primera vez que la dirección de un partido denuncia que militantes de otra formación política se cuelan en concentraciones supuestamente de las bases del primer partido.

Protestas de militantes de Podemos en Ferraz

Así sucedió con motivo de la reunión del Comité Federal del PSOE del 1 de octubre de 2016 en la que Pedro Sánchez acabó dimitiendo como secretario general, en medio de la ruptura interna por negarse a la abstención para evitar unas terceras elecciones en un año.

Decenas de militantes socialistas afines a Sánchez se acercaron a la sede de la calle Ferraz. Pero entre ellos se encontraron, y así lo reconocieron abiertamente, militantes y simpatizantes de Podemos y de Izquierda Unida que apoyaban el “no es no” de Sánchez a Mariano Rajoy.

Tres años después, ocurrió algo similar. El PSOE celebraba la victoria en las elecciones generales de noviembre de 2019 en la misma calle de Ferraz. Varias personas levantaron carteles y corearon el lema “Con Casado no, con Podemos sí”. Al día siguiente, el entonces secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, afirmó que la organización había identificado a esas personas como simpatizantes de Podemos.

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?