Madrid

“Pase lo que pase el 4-M, Ciudadanos no tiene futuro, y no pasa nada por decirlo; la vida continúa”

Fuentes internas del partido naranja realizan un ejercicio de prospectiva

El Confidencial Autonómico ha podido conversar con voces que conocen en profundidad la situación y los movimientos que se están dando dentro de la formación centrista que lidera Inés Arrimadas. La situación descrita a este periódico es la siguiente: “En Ciudadanos hasta ahora existían dos grupos, los arrimadistas y los regeneracionistas -algo más críticos-, pero está emergiendo un tercer grupo: los abiertamente descontentos. Suelen ser cargos muy insatisfechos sobre cómo les ha tratado el partido. Esta es una formación reciente, que ha crecido muy rápido y, quizás por ello, ha olvidado el contacto con su afiliado y con su cargo público”.

La razón de ser de este partido, señalan las citadas fuentes, era la lucha contra el independentismo. “Por eso ahora, cuando Vox nos copia la beligerancia contra el nacionalismo, se nos llevan todos los votos; es porque Ciudadanos no ha conseguido fidelizar; no tiene ideología”.

Aunque el partido nació con un manifiesto de intelectuales en 2006, recuerdan estas voces, a partir de 2012 Albert Rivera, en la práctica, echa a los intelectuales y desaparece cualquier propuesta de calado intelectual, más allá de un difuso liberalismo. “Así, progresivamente, y sobre todo a partir del liderazgo de Arrimadas, se empieza a fichar a la gente no por su talento, sino por su fidelidad. Rivera quiere fidelidad, y Arrimadas, lo mismo, pero aun más. De hecho, hemos llegado a una situación en la que existen auténticos comisarios políticos dentro del partido. Van quedado los más fieles, los más extremistas en este sentido de la fidelidad personal, pero todos lo que se pueden ir, se van”.   

La catarsis final

La situación obedece a la concatenación de malos resultados. “En el Congreso de los Diputados hemos pasado de 56 a 10. En el parlamento de Cataluña, de 36 a 6, y no dimitió nadie. El resultado de Madrid será el culmen. Poca diferencia habrá entre no entrar, por sacar menos del 5%, o entrar con un resultado ridículo, que significaría pasar de 26 diputados regionales a cinco o siete. Ahora el partido está parado, a la expectativa, pero el mismo día 5 de mayo, tras conocerse el resultado, se producirá una catarsis”.

Los resultados electorales tienen un impacto directo en la economía del partido. “Tal y como funciona el sistema de partidos en España, un descenso en representantes significa un descenso de los ingresos que proceden de las arcas públicas. El tren de vida del partido está bajando mucho, con todo lo que significa de abandono de periodistas afines, asesores y demás. Al final todo conduce a lo mismo; Ciudadanos no tiene futuro, aunque Arrimadas el día cinco tratará que decir lo contrario, pero simplemente será alargar la agonía. ¿Acaso pueden pesarse que tiene futuro un partido que pasa de 57 a 10 diputados, de 36 a 6, y de 26 a ya veremos cuantos? No tiene futuro, y no pasa nada por decirlo; la vida continúa. De hecho, ahora mismo muchos cargos se están moviendo ya para buscar acomodo; especialmente dentro del PP, pero también en el PSOE e incluso en Vox”.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?