Madrid

Madrid aspira a convertirse en la primera capital turística neutra en huella de carbono

El ayuntamiento utilizará un sistemas con algas para neutralizar las emisiones de CO2

José Luis Martínez-Almeida.
photo_camera José Luis Martínez-Almeida.

El Ayuntamiento de Madrid quiere convertir a la ciudad en el primer destino de España con una huella de carbono turística neutra. Esta idea forma parte del Plan estratégico de turismo 2020-2023, basado en el aumento de los visitantes de alto impacto y en la sostenibilidad medioambiental de la actividad, donde el consistorio pretende ser pionero.

Héctor Coronel, director general del área de Turismo del Ayuntamiento de Madrid, sostiene que la Organización Mundial del Turismo ha puesto el foco en el impacto de carbono de la actividad turística, algo que está marcando las directrices de sector y que para dentro unos años será un must, casi una obligación. En España ya hay destinos que avanzan en esta dirección. Valencia es la única ciudad de nuestro país que ya mide estas emisiones, pero Madrid será el primer destino que las neutralice, asegura.

Para ello, el Ayuntamiento contrarrestará las emisiones de CO2 produciendo oxígeno mediante unos tótems con algas, unos sistemas que utilizan estas plantas marinas capaces de generar grandes cantidades de oxígeno y emitirlos a la atmósfera. En concreto, se tratarían de unos dispositivos del tamaño de las antiguas cabinas de teléfono pero de 4 metros de alto que serían capaces de generar el oxígeno equivalente a 368 árboles cada uno.

Se ha decidido optar por este sistema novedoso, asegura Héctor, porque con la utilización de árboles se consiguen peores resultados y su efecto se produce a largo plazo, teniendo que esperar años hasta que se empiecen a notarse algún cambio.

 Por el momento, el área de turismo tienen pensado instalarlos en los 10 puntos de información fijos distribuidos por la ciudad de Madrid, lo que sería igual a plantar 3680 árboles por toda la ciudad. También se estudian otras medidas con el Área de Medio Ambiente, como utilizar los espacios que dejan las más de 300 cabinas telefónicas que aún siguen en la calles de la ciudad y cuyo contrato de cesión de espacios públicos ha caducado.

El director de Turismo asegura que hay que empezar este año con las medidas, y que para antes de agosto quieren dejar cerrado el número final de tótems y su localización con Medio Ambiente.

Medir antes de compensar

Para saber qué cantidad de oxigeno hay que producir, antes hay que medir la cantidad de dióxido de carbono que produce el sector turístico. Para ello, se tendría que medir la contaminación producida por los desplazamientos hasta la ciudad, el transporte una vez dentro de Madrid y el impacto de las estancias y actividades de los visitantes.

Muchas aerolíneas ya ofrecen datos sobre la cantidad de dióxido emitidas por cada pasajero, además de registrar los datos de sus vuelos. Ahora tendría que ser el sector hotelero y los comerciantes lo que hagan una estimación de la contaminación producida por la actividad turística que el Ayuntamiento se encargará de compensar, según informa Ok Diario.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?