Madrid

El ingreso mínimo vital es denegado a nueve de cada diez familias madrileñas en situación de vulnerabilidad

La Fundación Madrina también advierte que una de cada dos familias vulnerables podrían perder su vivienda en los próximos meses

EuropaPress_3279822_madre_hijo_calle
photo_camera La pobreza generada por la pandemia cada vez afecta a más familias oriundas de Madrid.

Si existe una organización que conoce de primera mano la dramática situación que atraviesan miles de familias en Madrid –a nivel municipal y en el conjunto de la Comunidad-, este organismo es la Fundación Madrina. La ONG, creada en el año 2.000 para ayudar a madres jóvenes en situación de vulnerabilidad social, ahora, ante la crisis económica generada por la pandemia, ha ampliado su rango de servicios para prestar ayuda a todo tipo de personas y familias. La situación de emergencia social, según constatan a diario los voluntarios de la fundación, ubicada en el popular barrio de Tetuán, no para de empeorar.

Antes de la pandemia, Madrina entregaba alimentación e higiene de bebe a 400 familias al mes. Ahora lo hace a más de 4.000 familias al día que buscan en las “colas del hambre” lo más necesario para sobrevivir. De igual modo, la dramática situación ha supuesto pasar de entregar 30 toneladas de comida al trimestre a dar más de 15 toneladas de alimentos e higiene al día para bebes y adultos.

Desde el inicio de la pandemia, la Fundación Madrina ha atendido ya a más de 200.000 familias, y siguen creciendo los núcleos familiares en situación de nueva pobreza. “Con los datos que sacamos de nuestra experiencia diaria”, afirma Teresa Sarria, responsable de comunicación de Madrina, “a nueve de cada diez familias madrileñas en situación de vulnerabilidad se les está denegando el ingreso mínimo vital”. Sarriá, asimismo, advierte que las “colas del hambre” ya se están transformando en “colas de familias sin techo”.

Quiebra económica, impago de alquiler y empresas zombies 

La responsable de comunicación de la ONG describe una situación en Madrid en la que la quiebra económica de muchas familias con deudas, que acumulan meses de impagos de alquileres y de facturas de electricidad, se suma a las empresas zombies, "con mucha deuda y escasísimos ingresos", que avanzan sin horizonte económico claro. De proseguir la crisis al ritmo actual, Sarriá estima que “una de cada dos familias madrileñas vulnerables podría perder su vivienda en los próximos meses”.

Las decenas de llamadas que el call center de la Fundación Madrina recibe a diario, así como las innumerables intervenciones de ayuda realizadas en distintos barrios y pisos de acogida de Madrid, hacen de la ONG un excelente termómetro para valorar el impacto socio-económico generado por el COVID en la Región. “El 97.2% de las familias atendidas por Fundación Madrina no ha recibido el Ingreso Mínimo Vital (IMV) solicitado. Y cuatro de cada diez familias que han recibido la ayuda social mínima autonómica, ahora la han dejado de percibir. Están en el limbo administrativo, sin ayudas”, comenta Sarria.

Todo ello está generando una “nueva pobreza” de familias medias españolas, que tenían trabajo antes de la pandemia y que ahora engrosan las listas de una pobreza que va camino de convertirse en estructural, permanente y creciente. Igualmente, empieza a haber desabastecimiento en los bancos de alimentos: “no se consiguen suministros suficientes para tantas familias vulnerables”, denuncia la portavoz.   

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?