Madrid

Un futbolista de Qatar, detenido en Madrid acusado de violencia de género

El arresto se produjo hace tres semanas cuando una patrulla de la Policía Nacional acudió al Hotel Puerta de América por los gritos de una mujer en una habitación

Coche de la Policía Nacional cubierto de barro por la lluvia en Valencia.
photo_camera Coche de la Policía Nacional.

Un jugador de un equipo de fútbol de la Qatar Stars League, la máxima categoría en el emirato que acoge el Mundial 2022, pasó una noche en un calabozo de una comisaría de la Policía Nacional en Madrid este pasado mes de octubre.

Así lo ha podido confirmar Confidencial Digital por fuentes policiales, que sitúan el origen del suceso en una llamada que recibió la sala CIMAC-091 en torno al mediodía del 19 de octubre.

La llamada la había realizado el encargado del Hotel Puerta de América, situado a las afueras de Madrid, junto a la autovía A-2. Comunicó que por un pasillo del hotel se habían escuchado gritos de una mujer pidiendo ayuda y denunciando haber sido agredida.

Un coche patrulla de la Policía Nacional se personó de forma urgente en el hotel. Dos policías accedieron a la habitación, con el consentimiento de los allí presentes.

Se encontraron a tres personas en la habitación: un hombre y dos mujeres. El hombre, de 28 años y con pasaporte qatarí, es un jugador de fútbol, de uno de los equipos de la Qatar Stars League, según ha podido saber ECD.

El pasado mes de octubre se encontraba pasando unos días de vacaciones en España. Este futbolista no ha sido convocado por la selección de Qatar para jugar el Mundial en su país, que comienza este domingo 20 de noviembre con un Qatar-Ecuador.

Declinó ser asistida por un médico

Explicó que era pareja desde hacía unos meses de la mujer que había gritado. Habían mantenido una discusión por celos y él había roto el teléfono móvil de ella.

La mujer, de 29 años y origen brasileño, contó que el hombre había visto sin su permiso la galería de fotos del móvil de ella, quien le había pedido que se lo devolviese. Se produjo entre ellos un forcejeo en el que el hombre le habría roto el móvil contra el suelo. Era un iPhone de Apple, modelo 11 ó 12.

La otra mujer, de nacionalidad cubana, aseguró que sólo se había producido una pequeña discusión. Dijo ser amiga del hombre.

Los policías dieron cuenta de que la mujer supuestamente agredida cambió varias veces de versión. Dijo que había gritado que la estaban pegando, fruto del miedo por la discusión. Los policías no vieron en ella lesiones visibles, y además la mujer declinó ser asistida por un médico.

El hombre se comunicaba a través del traductor del móvil, ya que no hablaba castellano. Los agentes procedieron a su detención y traslado a dependencias policiales.

A comisaría y a los calabozos

Una vez en comisaría, los policías extendieron un atestado por presunto delito de malos tratos en el ámbito familiar. El detenido designó un abogado, el letrado Iker Echevarría Mata, y se negó a declarar ante los policías nacionales.

Se le citó para un juicio rápido en el Juzgado de Violencia sobre la Mujer número 9 de Madrid, para el día siguiente. Fue enviados a los calabozos, donde pasó allí esa noche.

Se realizó un “Informe de Valoración Policial del Riesgo”, que analizar las características del supuesto agresor, la vulnerabilidad de la víctima... el resultado fue que no se apreciaba riesgo.

La mujer presuntamente agredida no quiso presentar denuncia contra este hombre, y por ello tampoco designó abogado. Además, rechazó ser reconocida por un médico forense, por tanto al procedimiento no se incorporó ningún parte de lesiones.

Declaró que le pegó dos veces en la cara

Tanto el detenido como la presunta víctima declararon ante la juez al día siguiente del incidente.

La mujer sí afirmó en esta ocasión que el futbolista qatarí le había pegado dos veces en la cara, cuando él se enfadó al ver las fotos en el móvil de ella. Explicó que eso fue lo que ocurrió realmente, y que a los policías no se lo dijo cuando entraron en la habitación, porque no quería que se lo llevaran detenido.

Dijo que ella había acudido a la habitación del hotel porque él se lo había pedido por mensaje. Allí se encontró al hombre desnudo, junto a otra chica sólo con ropa interior. A esta mujer ella ya la conocía de una discoteca de Madrid.

La pareja -según ella lo eran desde hacía tres meses, aunque él viviera en Qatar y ella en Madrid- discutió y eso provocó la agresión y que él tirara el móvil al suelo.

El futbolista niega la agresión

El futbolista qatarí, por el contrario, negó que ambos fueran pareja. Declaró que quienes discutieron fueron las dos chicas, cuando se encontraron en la habitación, pero como hablaban en castellano no se enteró de la conversación. Explicó que él y la otra chica estaban manteniendo relaciones sexuales en la habitación cuando llegó la otra mujer, de la que dijo que había visto sólo dos veces.

Dijo que ni vio las fotos del móvil de la mujer, ni rompió el teléfono a propósito: cayó al suelo cuando se lo lanzó a ella. También negó haberle agredido.

Acreditar la relación sentimental

En ese juicio rápido, el caso podría haber quedado solventado si el denunciado hubiera reconocido los hechos, y se le hubiera aplicado una reducción de pena.

Al negar la agresión, el fiscal consideró que era necesario transformar el procedimiento en diligencias previas pararecabar más testimonios: el de la otra mujer que estaba en la habitación, y el del encargado del hotel.

También se debían aportar los mensajes de WhastApp, supuestamente con insultos del hombre qatarí a la perjudicada, y ésta a su vez debía acreditar la relación sentimental que decía mantener con el futbolista, con mensajes, testimonios de familiares...

Ella aseguró que tenía fotos, videos, y mensajes de WhatsApp que demostrarían esa relación. También afirmó que había recibido insultos y mensajes vejatorios por parte del detenido. El problema es que se encontraban en el móvil que acabó roto en el incidente.

Presunto delito de violencia de género

La juez de Violencia sobre la Mujer entendió, en línea con el fiscal, que las diligencias practicadas eran insuficientes, y dispuso que se continuara el procedimiento como diligencias previas del procedimiento abreviado.

Consideró que los hechos revestían caracteres de un presunto delito de violencia doméstica y de género, lesiones y maltrato familiar.

Puso en libertad provisional al detenido, y no le impuso medidas cautelares más que comunicar sus cambios de domicilio. No le retiró el pasaporte, por lo que este jugador de fútbol de la Qatar Stars League pudo volver a Qatar.

ECD ha podido saber que la juez ya ha tomado declaración tanto a la segunda mujer que se encontraba en la habitación del Hotel Puerta de América, como al encargado de dicho hotel que llamó a la Policía.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable