Madrid

Disolver la manifestación neonazi de Chueca habría provocado una “batalla campal” según la delegada del Gobierno de Madrid

Mercedes González asegura que la protesta transcurrió “con absoluta normalidad, sin un solo incidente” a pesar de las consignas homófobas que se lanzaron

Manifestación neonazi en Chueca (Europa Press)
photo_camera Manifestación neonazi en Chueca (Europa Press)

La manifestación celebrada el sábado 18 en el centro de Madrid, en teoría contra “las Agendas 2030 y 2050” pero que derivó en una marcha con gritos contra los homosexuales y con saludos fascistas, ha puesto en una situación complicada a la delegada del Gobierno en Madrid, la socialista Mercedes González.

Tanto desde la izquierda como desde la derecha se ha criticado que la Delegación del Gobierno por no prohibir esa marcha, que de hecho va a ser investigada por la Fiscalía. Durante el acto se lanzaron gritos de "¡Fuera maricas de nuestros barrios!" y "¡Fuera sidosos de nuestros barrios!".

Mercedes González ha salido al paso de las críticas, en una rueda de prensa en la que ha defendido tanto su actuación como la de la Policía Nacional.

La delegada del Gobierno ha argumentado que los antidisturbios de la Policía consideraron que era preferible no disolver la marcha por razones de orden público. Ha destacado que tratar de disolver la manifestación convocada por la plataforma “Madrid Seguro” -que impulsan entidades y líderes neonazis- habría provocado una “batalla campal”.

González ha insistido en que los policías tendrían que haber cargado, cuando entre los asistentes a la marcha había niños y ancianos. Por eso, se priorizó mantener el orden público. Es más, la delegada del Gobierno en Madrid ha destacado que, pese a pudiera parecer “vomitiva”, la manifestación neonazi se desarrolló “con absoluta normalidad, sin un solo incidente”.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable