Madrid

Díaz Ayuso pide a las sede del PP en Madrid ser invitada a las cenas de Navidad

Pretende recortar distancias con Almeida en apoyos de los compromisarios y defiende su asistencia diciendo que es “la presidenta de la Comunidad”

Isabel Díaz Ayuso, en la asamblea de Madrid
photo_camera Isabel Díaz Ayuso, en la asamblea de Madrid

El PP asume ya que este año no habrá foto de Navidad entre Pablo Casado e Isabel Díaz Ayuso. En un principio se llegó a valorar que el encuentro se celebrase, con formato de comida, el 20 de diciembre. No será así. Mientras tanto, la presidenta está forzando que le inviten a las cenas de las agrupaciones locales en Madrid para recortar distancias con Almeida.

Desde hace días, tanto en la dirección nacional del PP como en el equipo directivo del partido en Madrid se viene argumentando, cuando se pregunta por ello, que no hay nada organizado todavía y se deja en el aire la convocatoria.

La cena de Navidad del PP de Madrid se ha convertido en un clásico de la política madrileña por servir en estas fechas como plataforma para que el líder nacional deje sus mensajes, arropado por la plana mayor de la organización regional. En esta ocasión, la cita tenía especial interés como termómetro de las relaciones entre las dos partes.

En este momento se impone la idea de suspenderla con la justificación del aumento de los casos de Covid. La cena, o comida, de Navidad sería una potencial ocasión para que Casado y Ayuso contrasten sus opiniones sobre el congreso regional y el futuro control del PP de Madrid. Y éste es el gran miedo que condiciona los preparativos.

En Génova temen que la presidenta madrileña protagonice otro gesto de reivindicación de su libertad o de su derecho a tomar el control de la organización regional. Una nueva polémica, cuando la cúpula del PP insiste en que se cumpla su directriz de que se apague el ruido y no se siga alimentando la polémica con declaraciones y contra declaraciones.

Llamadas a las agrupaciones locales

Sin embargo, las agrupaciones locales del Partido Popular de Madrid tienen costumbre de celebrar todos los años su propia cena de Navidad, que el año pasado no se pudo convocar debido a la pandemia de coronavirus. Pero la intención esta vez es de organizar esas citas cumpliendo todas las medidas sanitarias.

Por lo tanto, el Partido Popular de Madrid es escenario estos días de llamadas y gestiones para convocar a los dirigentes y militantes a una cena de Navidad que se retoma este año después del parón por el Covid-19.

Pues bien. Según han confirmado a Confidencial Digital desde algunas de esas agrupaciones locales, los organizadores están recibiendo llamadas del equipo de Isabel Díaz Ayuso para que le inviten a asistir a las cenas, a pesar de que todavía no tiene un cargo orgánico en la estructura regional.

Es “la presidenta de la Comunidad”

El argumento que escuchan es que es “la presidenta de la Comunidad”. En el marco de unas posibles primarias en el seno del partido en los próximos meses, Ayuso quiere asistir al máximo de citas posibles con los afiliados, según confirman en su entorno. Por lo pronto, es previsible que esta semana acuda a la cena navideña de Parla, Fuenlabrada y Getafe.

Al margen de los municipios es habitual que también las familias populares de los diferentes distritos de Madrid capital celebren encuentros propios en las semanas previas a Navidad.

Hay que recordar que la presidenta asiste, al menos una vez a la semana y desde hace meses, a diferentes actos institucionales en las sedes locales del PP. Unos actos a los que también suelen acudir diferentes representantes de las bases del partido.

Ganar terreno a Almeida

El trasfondo de esa campaña de llamadas es la intención de Díaz Ayuso de mejorar su implantación entre la militancia madrileña y, así, recortar la distancia que le lleva el alcalde, José Luis Martínez Almeida, en apoyos de la base.

Tal y cómo se contó en ECDel alcalde va por delante en una supuesta carrera por la presidencia regional del partido. Motivo: se ha trabajado con intensidad su propio territorio, la capital, donde ha conseguido los máximos apoyos.

La capital representa en torno al 40-45% del total regional, y en cuanto al resto de poblaciones, en principio parecería que Ayuso tiene mejores posibilidades, pero Almeida ha logrado también adhesiones en municipios importantes.

Primarios o compromisarios

La decisión sobre el liderazgo del PP regional puede decidirse por dos sistemas: o en primarias, o por votación de compromisarios.

Desde 2018, los congresos del PP tienen un sistema a doble vuelta para elegir presidente, en caso de que concurran dos o más listas. La primera vez se vota en dos urnas: una para elegir al candidato favorito, y la otra para designar a los compromisarios que participarán unas semanas más tarde en el congreso.

Si el ganador de la primera urna no supera en más de 15 puntos al segundo, se ha de celebrar una segunda vuelta en la que únicamente participarán los compromisarios natos (en el PP de Madrid son los 300 miembros de la junta directiva regional) y los electos en la primera votación.

Habrá segunda vuelta

Sobre unas primarias que enfrente a Díaz Ayudo y Martínez Almeida, fuentes próximas a Génova cuentan que la dirección nacional está convencida de que, en caso de celebrarse, no habría excesiva diferencia de votos entre Ayuso y Almeida.

Y, sobre todo, la distancia que podría obtener la presidenta de la Comunidad respecto del alcalde de la capital no sería suficiente, por lo que tendrían que ser los compromisarios los que digan la última palabra en el congreso regional.

El equipo de Ayuso ya ha deslizado que desearía volver al sistema que se utilizó en el congreso que aupó a Cristina Cifuentes, donde, para la segunda vuelta se fijó que, junto a los compromisarios, pudieran votar los militantes al corriente de pago. Entonces no fue necesario recurrir a ello, porque la entonces presidenta madrileña obtuvo el 86% de los votos en la primera votación.

Ventaja de 5 a 2

Si ahora se recurre a una segunda vuelta entre Ayuso y Almeida, la decisión corresponderá a mil compromisarios, los 600 o 700 correspondientes a la militancia, más los 300 de la junta directiva regional.

Los compromisarios de las organizaciones territoriales (los que no son natos) se designan atendiendo a los niveles de militancia (un 75%) y al porcentaje de votos obtenido en el 4-M (como máximo el 25% de ellos). Además, la dirección de Madrid puede designar un porcentaje de representantes, que no puede superar el 20% del total, y que deben estar distribuidos en todas esas organizaciones.

Pues hay que tener en cuenta que, tal y cómo se contó en ECD hace unos días, José Luis Martínez Almeida “ganaría por 5 a 2 en compromisarios” a Isabel Díaz Ayuso, según el último cuenteo de Génova.

Distritos importantes y Nuevas Generaciones

Almeida tiene el respaldo total de los distritos de Chamartín, Fuencarral y Retiro, además de la mayoría de municipios de la zona norte de Madrid, donde se concentran dos tercios de la militancia que hay fuera de la capital.

Se reparten a partes iguales el apoyo de los compromisarios en Chamberí y Moncloa, y la presidenta solo controlaría el barrio de Salamanca.

Nuevas Generaciones también jugará un papel en el próximo congreso madrileño, ya que tendrá un número de compromisarios proporcional a sus afiliados. En estos momentos son 3.000 militantes, por tanto con un peso equivalente a uno de los principales distritos de la ciudad, como Chamartín.

La presidenta de NNGG en Madrid, Ana Pérez Baos, concejal de Las Rozas, está enfrentada con Ayuso desde hace tiempo. Su desvío a ese municipio, y no en una lista electoral, es prueba de ello, como también el interés de la presidenta autonómica por relevarla en cuanto sea posible.

La clave es que la elevada popularidad de Díaz Ayuso entre el votante joven en Madrid (fue decisiva en el 4-M y para combatir a Vox) no es extrapolable a Nuevas Generaciones.

Ayuso no tiene poder orgánico

En la dirección nacional del PP reconocen el evidente tirón electoral de Ayuso entre la militancia, y también en el equipo de la presidenta saben que esa es su mejor baza.

Sin embargo, fuentes de Génova destacan la falta de poder orgánico, y sus pocos apoyos territoriales que, al final, serán los que voten como compromisarios. Y, de ahí, la exigencia de cambio en el sistema de voto que viene planteando la líder madrileña. La dirección nacional defenderá hasta el final el sistema actual, con compromisarios.

No pasan por alto que ningún alcalde o dirigente madrileño de peso ha salido a apoyar públicamente a Ayuso después de que hiciera oficial su voluntad de presidir el partido.

Invitada estrella por el PP de Álava

Con todo, Isabel Díaz Ayuso será la estrella de la cena de Navidad que ha organizado el PP de Álava. La presidenta madrileña se trasladará el próximo viernes 17 de diciembre para participar en un acto tradicional de hermanamiento entre los afiliados y familiares que la dirección de Iñaki Oyarzábal, con la presencia también del presidente regional Carlos Iturgaiz, ha organizado en uno de los hoteles de Vitoria.

Los ‘populares’ alaveses han solicitado a sus afiliados y simpatizantes que agilicen la reserva de sus plazas para un acto que contará con “cocktail, cena, sorteos y otras sorpresas”.

La visita de Díaz Ayuso se producirá tan sólo un día antes de que Pablo Casado cierre el congreso de Nuevas Generaciones del PP vasco que se celebrará el sábado 18 de diciembre en Bilbao.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable