Madrid

Defensa refuerza su inteligencia militar para hacer frente a misiones como "Balmis"

A las operaciones en el extranjero se unen cada vez más despliegues dentro de España: crisis del coronavirus, temporal de nieve ‘Filomena’, erupción del volcán de La Palma...

Jefe del Estado Mayor del Ejército.
photo_camera Jefe del Estado Mayor del Ejército.

Los Presupuestos Generales del Estado para 2022 recogen un aumento del 7,87% en el gasto público dedicado al Ministerio de Defensa, que recibirá 10.152 millones de euros, a la espera de que termine la tramitación parlamentaria. Ese aumento permitirá, entre otros objetivos, potenciar el Centro de Inteligencia de las Fuerzas Armadas.

Así lo revela el departamento que dirige Margarita Robles en la documentación que acompaña al proyecto de ley de Presupuestos, en la que se extiende sobre las políticas que planea desarrollar durante el año que viene.

En el apartado “Descripción general de los objetivos del sector”, Defensa señala que prepara una planificación de Recursos Humanos que, “a medio y largo plazo, debe aportar militares con un alto nivel de formación teórica, liderazgo, preparación técnica, dominio de idiomas, experiencia en organizaciones internacionales, y capacidad de adaptación a diferentes situaciones cambiantes del entorno”.

Esos militares bien formados irán destinados a potenciar “las estructuras conjuntas”, es decir, las que reúnen a militares del Ejército de Tierra, la Armada, el Ejército del Aire, los Cuerpos Comunes... para dirigir las operaciones de las Fuerzas Armadas.

Entre las estructuras conjuntas a potenciar, cita Defensa cuatro, todas ellas dependientes del Estado Mayor de la Defensa: “El Mando de Operaciones, Mando Conjunto del Ciberespacio, Centro de Inteligencia de las FAS y Estado Mayor Conjunto”.

Inteligencia y contrainteligencia militar

El Centro de Inteligencia de las Fuerzas Armadas (CIFAS) es el órgano responsable de facilitar a la persona titular del Ministerio de Defensa, a través del JEMAD, y a las autoridades del Departamento, la inteligencia militar precisa para alertar sobre situaciones internacionales susceptibles de generar crisis que afecten a la Defensa Nacional, así como de prestar el apoyo necesario, en su ámbito, a las operaciones.

El CIFAS apoya al Mando de Operaciones en las operaciones militares, asesora al JEMAD y a los Jefes de Estado Mayor de los Ejércitos y la Armada en materia de contrainteligencia militar y seguridad en la estructura orgánica de las FAS, y contribuye al asesoramiento al JEMAD en el nivel estratégico de las operaciones militares.

También el Centro Nacional de Inteligencia (CNI) tiene su papel en materias de inteligencia militar.

El CIFAS está dirigido por el general de División Antonio Romero Losada, quien fue nombrado no por el actual JEMAD, Teodoro López Calderón, ni su predecesor, Miguel Ángel Villarroya, sino por el anterior, Fernando Alejandre.

Operaciones en territorio nacional

Fuentes militares explican a Confidencial Digital que España, en línea con las decisiones que están tomando otros países europeos, planea reforzar sus organismos de inteligencia militar.

En el caso de nuestro país, la explicación que dan a ese refuerzo es que las operaciones ya no sólo se producen en el exterior, sino que ahora también hay operaciones militares conjuntas en territorio nacional que requieren inteligencia.

Los miembros del CIFAS trabajan en España y en aquellos países en los que hay tropas españolas. En este último caso se integran en el Elemento Nacional de Inteligencia de la Defensa (ENID), cuya misión principal es garantizar la seguridad de los militares, y obtener información útil para las operaciones en curso.

En territorio nacional, la misión del CIFAS es básicamente la contrainteligencia, que se centra en hacer frente a las amenazas sobre las Fuerzas Armadas que se resumen en el acrónimo TESSCO: terrorismo, espionaje, subversión, sabotaje y crimen organizado.

La revolución de ‘Balmis’

Esa era la situación clásica, hasta la pandemia. En la ‘Operación Balmis’ se desplegaron miles de militares por toda España, para realizar diversas funciones durante la crisis sanitaria por la epidemia de coronavirus.

‘Balmis’ fue la mayor operación militar en territorio nacional en décadas. Se trató de una situación inédita para los militares, que de pronto tenían que patrullar, no por una aldea de un país en conflicto, sino por las calles de una ciudad española, con el fin de garantizar que se cumplía el confinamiento.

Un despliegue así obligó, y obligaría en cualquier otra operación de características similares, a activar los medios de inteligencia para obtener información útil y, por ejemplo, prevenir posibles conflictos con la población civil.

“Si vas a poner un hospital de campaña en medio de una zona urbana, tienes que saber qué hay alrededor, para no instalarlo al lado de un local de algún colectivo radical y que, cuando haya un izado de bandera, se líe”, ponen como ejemplo las fuentes militares consultadas por ECD.

Es decir, el despliegue de miles de militares en las calles de toda España, en una situación de estado de alarma, tensión social, crisis sanitaria desbordante, exigió una labor intensa de inteligencia para esa presencia inédita de las Fuerzas Armadas en las calles.

Las acciones en territorio nacional no se han acabado tras el fin de la ‘Operación Balmis’. En 2021 ha habido otros ejemplos de despliegue de los militares en España: el temporal de nieve ‘Filomena’, en el que la UME y otras unidades se dedicaron a desbloquear las comunicaciones terrestres en el centro de la península, colapsadas durante varios días de enero; la erupción del volcán en la isla de La Palma, que ha obligado a los militares a desalojar poblaciones enteras...

La tendencia parece apuntar a una utilización cada vez mayor de las Fuerzas Armadas en operaciones en territorio nacional.

Eso ha llevado al Ministerio de Defensa y al Estado Mayor de la Defensa a plantear un refuerzo de las estructuras conjuntas: del Mando de Operaciones, para dirigir las misiones tanto en el exterior como en territorio nacional, y del Centro de Inteligencia de las Fuerzas Armadas, para potenciar la recogida de información que sirva a la inteligencia en esas operaciones.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable