Madrid

Cóctel mortal en la Universidad madrileña: clases presenciales, exposición de los profesores y nulo horizonte de vacunación

La ‘callada’ del Ministerio de Sanidad, sostienen fuentes del Rectorado, es la única respuesta

EuropaPress_3358396_alumnos_clase_facultad_comunicacion_universidad_sevilla_inicio_clases_forma

La preocupación aumenta entre el claustro de profesores de la Universidad Complutense, tanto como su creciente exposición al virus del COVID-19. Fuentes próximas al Rectorado de la mayor universidad española -más de 77.000 alumnos y más de 6.000 profesores- detallan a El Confidencial Autonómico la situación que a día de hoy atraviesa gran parte de su cuerpo dicente.

“Damos clases a chavales que tienen 19, 20, 21 años, clavales que están en el grupo de máximos portadores del virus. A ello se suma que a estos chicos les han dejado ir en la Semana Santa a sus casas, donde se han juntado con familiares y otras muchas otras personas. Y aquí, en Madrid, gran parte de los alumnos viven en colegios mayores, residencias y pisos compartidos. De hecho, muchos de los estudiantes de la Complutense están dando ahora mismo positivo en los tests, pero el gran riesgo no lo corren ellos, sino los profesores, que los duplicamos o triplicamos en edad”.

Esta situación lo conoce perfectamente la ministra de Sanidad, Carolina Darias. Hasta en dos ocasiones la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas, CRUE, ha enviado una carta al ministerio –la última vez, el pasado seis de abril- rogando que se incluya a profesores, investigadores, personal de administración y de servicios universitarios en el grupo de riesgo, tal y como lógicamente se ha hecho con los docentes de Secundaria. De este modo, entrando en la categoría de alta peligrosidad, los profesores universitarios también podrían tener acceso a las campañas de vacunación.

Aulas, alumnos, catedráticos 

La única novedad que por el momento se ha producido es la contestación –extraoficial, verbal, nunca por escrito- desde los entornos próximos al ministerio de Sanidad. La administración sanitaria ha hecho llegar hasta la CRUE un mensaje: en la Universidad no se están dando clases presenciales. Por tanto, la categoría de riesgo no resultaría aplicable a los docentes universitarios.

“Hay, cuando menos, una falta de información aplastante”, se lamentan las mismas fuentes docentes cercanas al rectorado para, acto seguido, añadir: “la excusa para no vacunarnos es que no estamos dando clases presenciales, cuando esto es radicalmente falso. Solo con los créditos teóricos las clases son online, y ni siquiera es así con todas, pero con los créditos de asignaturas prácticas en su gran parte sí que se están impartiendo clases presenciales”.

Desde estos mismo ámbitos de la Universidad Complutense señalan que la situación descrita es perfectamente extrapolable al todas las universidades públicas madrileñas, así como al conjunto de las españolas. “Pedimos algo tan sencillo como que desde el ministerio se nos trate como lo que somos: un colectivo de riesgo. En algunas facultades sueltas a los profesores se nos realizan PCR's, pero no hay campaña de vacunación alguna. Las consecuencias de que no la pongan en marcha pueden ser, literalmente, mortales. Nunca podrá remediarse el fallecimiento de un profesor, pero, de producirse algún muerto por COVID tras tantas advertencias, tenemos claro cuál será el próximo paso: ir al combate judicial hasta sus últimas consecuencias; y para dar esta batalla sí que le puedo asegurar que disponemos de excelentes profesores”.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?