Madrid

La base militar de Retamares ahora prefiere el pádel

Los problemas con el riego y el coste que ello generaba resultó ser inabordable

En la zona limítrofe entre los municipios de Madrid y Pozuelo de Alarcón (al oeste de la capital) se concentran un buen número de instalaciones de las Fuerzas Armadas. Una de las más relevantes es la base de Retamares, donde en su día se instaló un Cuartel General del Mando de Fuerzas Aliadas de la OTAN.

Actualmente la base de Retamares acoge, en diferentes edificios, a un buen número de unidades y organismos que integran o dependen del Estado Mayor de la Defensa: el Mando de Operaciones (MOPS), el Centro de Inteligencia de las Fuerzas Armadas (CIFAS), el Mando Conjunto de Operaciones Especiales (MCOE) y el Mando Conjunto del Ciberespacio (MCCE). Esta concentración de unidades, que en un principio se aspiraba a que fuera mayor aún, ha hecho que haya quien se refiera a la base como el ‘Pentágono español’.

Allí trabajan cientos de militares, así como civiles. Todos ellos pueden hacer uso de unas instalaciones deportivas, dentro de la base, que ahora se van a modificar, según ha comprobado El Chivato.

Un vistazo a través de Google Maps permite ver que, en un extremo de la base, junto a la carretera M-511, hay un espacio para hacer deporte: una cancha de baloncesto, lo que parece un campo de fútbol de césped en no muy buen estado, y alrededor de todo ello, una pista de atletismo.

Pues bien. El Estado Mayor de la Defensa ha decidido cambiar el uso del campo de fútbol. Se trata de un campo de fútbol 11, de 100 metros de largo por 60 de ancho, con césped natural. En sus inicios, el campo tenía un sistema de riego automático.

Pero “tras sucesivos problemas con el riego y el coste que ello generaba se decidió condenar la instalación de riego y evaluar la sustitución del césped natural por césped artificial, que resultó ser inabordable por su coste”. Al final, poco a poco, el campo derivó a un estado de semiabandono.

El Estado Mayor de la Defensa ha decidido aprovechar ese espacio para otras actividades deportivas. El plan contempla reducir el campo de fútbol 11 a uno de fútbol 7, que ocupa la mitad. En el espacio sobrante se instalarían pistas de pádel y una zona de ejercicio libre o calistenia.

Por ahora, la Dirección de Infraestructuras del Ministerio de Defensa va a construir dos pistas de pádel sobre parte del campo de fútbol abandonado. A la hora de determinar qué tipo de instalación deportiva levantar en una base militar, se analiza “la preparación física que puede obtener con ellas el personal militar, su popularidad o demanda actual en la sociedad civil”, pero también “su reconocimiento como deporte militar a nivel mundial por el CISM (Consejo Internacional del Deporte Militar)”.

Se consideraron varias modalidades deportivas: pentathlon militar, taekwondo, pentathlon naval, lucha, pentathlon aeronáutico, fútbol, tiro, fútbol sala, natación, tenis, atletismo, baloncesto, esgrima, balonmano, boxeo, balonvolea, judo...

Las normas internas permiten que “excepcionalmente, en casos expresa y debidamente justificados”, se utilicen espacios de bases militares para otras actividades deportivas que tengan un especial arraigo y sean de práctica generalizada.

“Tal es el caso del Pádel, pues pese a no estar reconocido como deporte militar tiene gran arraigo en la sociedad actual y goza de gran popularidad entre los efectivos de la Base de Retamares”, se explica en un documento del Ministerio de Defensa.

Por ello se van a ejecutar las obras. Primero se excavará una zona del campo de fútbol, para nivelarla. La base se construirá con hormigón armado, y encima se esparcirá grava para el drenaje. La superficie de las pistas de pádel será de césped artificial, y las paredes, de vidrio templado de seguridad de 10 mm de grosor.

Proyecto de la pista de pádel de la base de Retamares.
Proyecto de la pista de pádel de la base de Retamares.

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes