Madrid

Ayuso tiene ganas de venganza: prepara limpia en las listas del PP para el Ayuntamiento de Madrid

Va a excluir a los cargos que han estado relacionados con el espionaje a su hermano que desató la guerra con Pablo Casado y Teodoro García Egea. Andrea Levy y Ana Camins, señaladas

Almeida y Ayuso
photo_camera Almeida y Ayuso

Isabel Díaz Ayuso espera a su proclamación como presidenta del PP de Madrid para empezar a diseñar con la dirección nacional del partido las listas electorales de 2023. La presidenta prepara su venganza y pretende hacer limpia en la candidatura para el Ayuntamiento de la capital.

Fuentes del PP de Madrid, a las que ha tenido acceso Confidencial Digital, reconocen que las listas electorales para las elecciones autonómicas y municipales de 2023 tienen al partido en tensión: cuanto más se tarde en diseñar, coinciden distintos dirigentes consultados, más crecerán los disensos internos y las luchas de poder por ocupar un puesto que garantice cargo y sueldo institucional.

Tal y cómo se contó en estas páginas, la presidenta de la Comunidad de Madrid se comprometió a “enterrar el hacha de guerra”, es decir, a renunciar a la exigencia de que “rueden cabezas” por el supuesto espionaje a su hermano a cambio de que Feijóo aceptara celebrar cuanto antes el congreso del PP de Madrid, como así ha ocurrido.

El líder gallego también transmitió en privado a Díaz Ayuso que su primer y urgente reto debe ser “coser las costuras del partido”: cerrar las profundas heridas que ha dejado la crisis interna y recomponer la proyección electoral del PP, erosionada por esta guerra. Y en esa estrategia no cabe la revancha que promueve la presidenta.

Ayuso prepara su venganza

Ahora bien, una vez que se celebre el cónclave regional de Madrid, los próximos días 20 y 21 de este mes, Isabel Díaz Ayuso culminará su gran objetivo: obtener la presidencia del partido en la región y concentrar así todo el poder orgánico e institucional en Madrid.

Después, las fuentes del PP de Madrid consultadas por Confidencial Digital revelan que la presidenta prepara su venganza contra los cargos que, de forma directa o indirecta, han podido jugar algún papel en el supuesto espionaje a su hermano, Tomás Díaz Ayuso, desde la Empresa Municipal de Vivienda y Suelos (EMVS) del Ayuntamiento de Madrid.

En el entorno de Ayuso admiten que quiere “hacer el mejor equipo para renovar la casa y ofrecer un proyecto de amplias mayorías. No se trata tanto de devolver favores como de tener un gran equipo”. Un mensaje que ha llegado al partido a nivel regional y ha sido interpretado como “todo un aviso a navegantes”.

Sospechosos por el espionaje

Según las fuentes consultadas, Díaz Ayuso ha puesto en el punto de mira a Borja Carabante, responsable de Movilidad y medio Ambiente del ayuntamiento, muy próximo a la anterior dirección de Génova y a Ángel Carromero.

Existe la sospecha de que Coribante investigó si había habido pagos de la Empresa Municipal de Vivienda al despacho de detectives Mira. También se ha colocado en la diana a Álvaro González López, Delegado del Área de Gobierno de Vivienda y de quien depende la EMVS.

Además, se da por hecho la salida de otras figuras clave en Madrid, como la secretaria general autonómica, Ana Camins, íntima de Pablo Casado. Y la delegada de Cultura del Ayuntamiento de Madrid, Andrea Levy.

“Almeida le debe una a Isabel”

En este contexto, la entrada de José Luis Martínez Almeida como vocal de la nueva ejecutiva de Génova, a propuesta de Isabel Díaz Ayuso, ha sido interpretada en el PP como un “favor de la presidenta a Almeida”. El alcalde iba a quedar fuera del radar de Alberto Núñez Feijóo y no ha sido así. Ahora “le debe una a Isabel”.

Y esa “deuda” se la cobrará, aseguran, “metiendo mano Ayuso en las listas del ayuntamiento, la gran joya de la corona”. En el partido en Madrid no se pasa por alto que el alcalde se ha apresurado a negar intención alguna de presentarse al congreso regional y ha subrayado su apuesta por Díaz Ayuso.

Según estas fuentes, Almeida ha salido “tocado” por el supuesto caso del espionaje al hermano de la presidenta autonómica y el doble papel que ejercía como alcalde y portavoz de una ejecutiva nacional que buscaba controlar y limitar el ascenso fulgurante de la madrileña.

Tampoco olvidan que las relaciones entre Díaz Ayuso y Martínez-Almeida pasaron por momentos complicados tras destaparse el nombre de Carromero, como supuesto promotor de dicho espionaje y que ocupaba, nada menos, que el cargo de director general de Coordinación de la alcaldía.

Ayuso tendrá “manos libres”

En la dirección nacional del PP admiten que Feijoo necesita el tirón electoral de Díaz Ayuso. La estrategia de Génova con la líder madrileña es dejarle campo abierto en Madrid, apuntan a ECD fuentes de la Ejecutiva del partido.

Ayuso liderará el PP de Madrid y hará sus equipos sin que el líder gallego trate de interferir, a diferencia de las maniobras que intentaron Pablo Casado y Teodoro García Egea, y que provocaron una guerra total entre Génova y la Puerta del Sol.

Pero, a cambio, Núñez Feijoo desplegará su estrategia sin contar con la influencia de Isabel Díaz Ayuso. Recuerdan, por ejemplo, que el líder del partido se mantuvo firme a pesar de la intención de la presidenta de colocar a su hombre fuerte, Alfonso Serrano, en el núcleo duro de Génova.

Ahora, Ayuso quiere usar este mes de mayo como arranque de una larga precampaña rumbo a 2023, según explican en su equipo. Coinciden el acto del día de la Comunidad (ayer), la celebración del primer aniversario de su triunfo electoral el 4-M, el año santo jubilar de San Isidro (15 de mayo) y el congreso del PP de Madrid, el 20 y 21 de mayo.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?