Madrid

La Atención Primaria en Madrid sigue en colapso tras la crisis del coronavirus

La Federación de Asociaciones de Sanidad Pública asegura que se ha sustituido la consulta presencial por la telefónica o telemática

Hospital Infanta Sofía de Madrid
photo_cameraHospital Infanta Sofía de Madrid

Antes de la pandemia la Atención Primaria (AP) atravesaba una profunda crisis consecuencia de los recortes presupuestarios (apenas supone el 14% del gasto sanitario); limitaciones de acceso a pruebas y recursos diagnósticos; irracionalidad y deficiencias en la composición de las plantillas de los equipos; sometimiento a los intereses hospitalarios, que limitaban su importarte papel den el sistema sanitario público.

Con la pandemia que desbordó a hospitales, y UCIs la AP demostró la importancia de disponer de nivel asistencial universal, próximo a la población y conocedor del historial de salud de personas, familias y comunidades. Durante la crisis, identifico contagios y contactos, El tratamiento de personas infectadas sin gravedad en sus domicilios evito el colapso de las camas de los hospitales muy recortadas por los gobierno conservadores, atendió otras patologías y resolvió las dudas y temores de la población por vía telefónica.

Esta situación abrió la esperanza de que el esfuerzo para restablecer la normalidad del sistema de salud podría suponer un importante impulso para la reforma y mejora de la AP.

La mayoría de Autonómicos se han cerrado Centros de Salud concentrando en algunos de ellos los servicios de llamadas telefónicas con la finalidad de evitar contagios del personal y de la población usuaria.

La Federación de Asociaciones de Sanidad Pública ha emitido un comunicado en el que asegura que en estos meses se ha limitado el acceso a la atención, transformando en alguna comunidad autónoma  al personal administrativo en una primera barrera para seleccionar quien y cuando debe ser atendido (cribado). En algunos centros la limitación de aforo obliga a los pacientes a hacer cola fuera de los centro.

Además, se ha trasformado la mayor parte de la demanda en consultas no presenciales (telefónica o telemática), con incluso listas de espera para las mismas. Sustituir la consulta presencial por la telefónica o telemática (incluso alguna organización proponen que sean el 80% de la demanda), dirigidas esencialmente al personal medico.

"Las barreras de acceso a la AP pública favorecen la privatización, la huida de las personas con mayor capacidad económica a los seguros privados (supera el 20% de la población) y la discriminación de los grupos con menor capacidad económica", asegura FASP. 

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable