Madrid

Un albergue en Madrid se planta ante los desprecios de los refugiados ucranianos

Muchos de ellos, con alto poder adquisitivo, rechazan la comida. Los voluntarios acusan al Gobierno autonómico de mala gestión

Albergue juvenil Villa Castora en Madrid.
photo_camera Albergue juvenil Villa Castora en Madrid.

55 días se cumplen desde que Vladimir Putin decidiera bombardear Ucrania. días de terror y angustia para sus compatriotas que muchos se vieron obligados a abandonar sus casas y emigrar, mientras otros tantos perdían la vida por defender su país. 

Hace apenas unos días, el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, durante una entrevista en RTVE, aseguró que 25.000 refugiados ya se encuentran en territorio español. A esa cifra hay que añadir la de las personas que, a pesar de encontrarse ya en España aún no han comenzado los trámites ni han contactado con los teléfonos para atenderlos. 

En concreto, en la capital hay diferentes puntos de recepción y atención habilitados. Uno de ellos se encuentra a las afueras de Madrid, en Cercedilla. Allí son 83 refugiados los que se encuentran actualmente hospedados. El máximo que el albergue puede acoger. Muchos de ellos muestran su agradecimiento diario a los voluntarios que les acompañan a diario para prestarles necesidades básicas. 

Sobrepasados por la guerra

Los voluntarios intentan aportar su granito de arena ayudando sobre todo, a menores y mujeres. Refugiados que no tienen familia en España y solicitan asilo para protegerse de la guerra. Pero los voluntarios aseguran que no es oro todo lo que reluce. Algunos son maleducados y desprecian lo que España les blinda, al igual que otros países europeos.

Sienten superioridad social con respecto al resto por tener un nivel adquisitivo alto. "Se piensan que viven en un palacio", asegura un voluntario. Desprecian la comida y a los voluntarios que intentan integrarles. "No hay capacidad para más refugiados. "Intentamos proporcionarles todo lo que podemos, hacemos la comida y la rechazan. No tienen educación", asegura un voluntario. 

También consideran una falta de respeto estar ocupando plazas sin necesidad cuando muchos de ellos disponen de facilidades y familia en zonas de la Comunidad Valenciana, peor prefieren mantener su plaza en Madrid. 

Según datos del ministerio del 29 de marzo, los tres CREADE en funcionamiento han atendido ya a 8.688 personas, de las que el 37% son menores. Más de 14.000 ucranianos están ya dentro de la Red Estatal de Acogida, que tiene presencia en todo el territorio nacional.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?