Madrid

El cierre del Valle de los Caídos provoca un quebranto económico y empresarial en el entorno de El Escorial. Se calculan más de 1.700.000 euros en pérdidas

La decisión del Gobierno de cerrar el Valle de los Caídos está suponiendo un elevado coste económico para Patrimonio Nacional y los empresarios de San Lorenzo del Escorial, que han visto mermada la llegada de turistas a la comarca. La ausencia de visitas al monumento, vetado al público desde noviembre de 2009, ha provocado que se dejen de ingresar más 1.700.000 euros en las arcas del Estado, según la Asociación para la Defensa del Valle de los Caídos. El Confidencial Autonómico se ha puesto en contacto con Patrimonio Histórico para contrastar estos datos, obteniendo la siguiente respuesta: "No hemos hecho cálculos del dinero que hemos dejado de obtener, aunque esa cantidad puede haber sido calculada a partir de los datos de ventas de entradas hasta el cierre del recinto. Habrán restado de esos beneficios el equivalente a los meses que llevamos sin actividad". Las personas encargadas del funicular y la tienda de suvenires del Valle de los Caídos han perdido un puesto de trabajo que sí han conservado los responsables de seguridad. Pese a la ausencia de turistas, estos profesionales deben acudir a diario para asegurar que ninguna de las personas que asisten a la misa celebrada por los monjes benedictinos permanezca en el recinto después de las 11 de la mañana. Empresarios y comerciantes pertenecientes a municipios cercanos al monumento, especialmente San Lorenzo del Escorial, también se están viendo afectados por el cierre del Valle de los Caídos: "Han eliminado un reclamo turístico de la zona y todos los estamos notando", reconoce a este diario el propietario de un negocio de hostelería. La misma fuente añade: "El bajonazo de las visitas ha sido tan grande que la Asociación de Empresarios de El Escorial ha enviado varias protestas al Gobierno y a Patrimonio Nacional, aunque sus ruegos nunca han sido tomados en consideración". Empresas turoperadoras consultadas por este confidencial confirman que el cierre del Valle de los Caídos ha provocado un cambio en la oferta turística que ofrecen a sus clientes: "Antes, preparábamos viajes diarios en los que nuestros clientes visitaban por la mañana el Valle para después comer en El Escorial y acabar por la tarde viendo el monasterio. Ahora, a mediodía les llevamos a Segovia". Los propios vecinos de El Escorial han notado un descenso de la actividad turística en la localidad: "Por primera vez en treinta años, no nos encontramos colas por la tarde para entrar al monasterio". Esta situación se alargará, por lo menos, seis meses más, después de que el Senado haya aprobado una moción impulsada por Entesa Catalana para "adecuar el Valle de los Caídos a la Ley de Memoria Histórica".

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable