Madrid

La reyerta en las fiestas de Torrelodones, contada por sus protagonistas: uno de los jóvenes allí presentes y un guardia civil que intervino en los sucesos

Los altercados que tuvieron lugar este fin de semana en Torrelodones durante las fiestas de Nuestra Señora del Carmen, han concluido con seis detenidos y numerosos daños en el mobiliario urbano. Los protagonistas de la reyerta dan su versión de los hechos. El Confidencial Autonómico ha podido contactar con uno de los jóvenes presente en el foco del disturbio y con un guardia civil que intervino contra los alborotadores. Ambos coinciden en señalar cómo se produjo y se desarrolló el conflicto: --A las dos de la madrugada de la noche del sábado al domingo, unas 300 personas estaban en la zona ferial destinada al 'botellón'. Media hora más tarde, vigilantes de seguridad privada intentaron desalojar a los congregados, que respondieron arrojándoles vasos. --Fue entonces cuando los antidisturbios cargaron lanzando pelotas de goma contra los concentrados, que empezaron a utilizar como proyectiles botellas de vidrio y vasos. Los agentes intentaron dispersar a los congregados del recinto ferial de Pradogrande, reteniendo a un centenar de personas. --Los que consiguieron esquivar el cerco escaparon hacia el este del pueblo. Ya en la zona de La Colonia, dio comienzo el vandalismo, con la quema de contenedores, papeleras, vallas de obras, destrucción de vehículos y tiendas. El joven testigo de lo sucedido afirma a este confidencial que "la gente tenía el sentimiento de que se iba a liar". Esa sensación se venía gestando ya en redes sociales, a través de mensajes que solicitaban un levantamiento contra la sentencia que obligaba a cortar la música a las dos de la madrugada. El guardia civil consultado por ECA apunta: "Nos sorprendió la actitud de los chicos. Un grupo de compañeros fue a hablar con ellos y tuvieron que huir porque les caía de todo. Fue necesario el uso de la fuerza para retener su violencia. Era la primera vez que he tenido que hacer algo así, en más de cinco años de servicio". Los disturbios se asemejan a los vividos en las fiestas de Pozuelo el pasado verano. En ninguna de las dos reyertas destacaba ninguna tribu urbana entre los subversivos, aunque sí un gran número de menores.

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?