Madrid

También quieren que cese el director del cuerpo

Policías de Madrid exigen el cese del concejal de Seguridad por el despliegue del Orgullo Gay

Tres sindicatos le acusan de poner en riesgo a los agentes y a los asistentes a las celebraciones por el sobreesfuerzo que supone las largas jornadas laborales por este dispositivo especial

Policías municipales en la Plaza Mayor de Madrid.
photo_camera Policías municipales en la Plaza Mayor de Madrid.

La celebración del World Pride en Madrid supone un reto para la seguridad de la capital de España. La llegada de miles de personas, las aglomeraciones en la calle y la amenaza yihadista obligan a desplegar cientos de agentes de Policía: en el caso del cuerpo municipal, las órdenes del ayuntamiento han soliviantado a varios sindicatos.

Los atentados con los que los terroristas yihadistas golpean periódicamente Europa, sobre todo en grandes eventos y concentraciones de personas, han puesto en alerta a las autoridades. El Ministerio del Interior ha movilizado a 2.000 policías nacionales: habrá antidisturbios, agentes vestidos de paisano, miembros de la Brigada de Información, caballería, francotiradores, Brigada de Subsuelo, GEO, helicópteros...

También la Policía Municipal de Madrid se está implicando en garantizar la seguridad del Orgullo Gay en Madrid. De hecho, las Unidades Integrales de Distrito han tenido que ceder 750 agentes para este dispositivo especial en torno a la Gran Vía y el barrio de Chueca, lo que provocó quejas de que así se estaba dejando “desprotegidos” a otros barrios de la ciudad.

Una carta para exigir dos ceses

Las decisiones tomadas por el concejal de Seguridad del ayuntamiento de Madrid, Javier Barbero, y por el director de la Policía Municipal, Andrés Serrano, sobre el despliegue por el World Pride han llevado a que tres sindicatos del cuerpo exijan su dimisión.

El Confidencial Autonómico ha podido saber que este viernes 30 de junio los sindicatos CSIT, CC.OO. y UGT registraron un escrito al concejal delegado del Área de Salud, Seguridad y Emergencias, Javier Barbero. Ya en el inicio de la carta dejan clara su petición: “Solicitamos su cese inmediato”, así como la del director de la Policía Municipal de Madrid, Andrés Serrano.

Los motivos que esgrimen son dos, pero ambos se refieren al despliegue de agentes municipales diseñado para el World Pride que comenzó hace una semana pero tiene sus días más importantes este fin de semana del 1 y 2 de junio.

Por un lado, acusan a estos dos cargos de una “negligente” planificación del dispositivo. Estos tres sindicatos destacan que es “imposible” conseguir los 700 agentes voluntarios necesarios para completar el número de policías a desplegar, lo que ha obligado a anular permisos y vacaciones.

Pero sobre todo cargan contra los mandos porque, al “sobrecargar” a los policías municipales con jornadas que pueden llegar a las 16 horas, si hay algún incidente los agentes no podrían reaccionar de la forma exigida para proteger a los asistentes: es decir, que se les está poniendo en grave riesgo tanto su integridad como la del resto de ciudadanos que estén por las zonas de celebración del Orgullo Gay.

Y para apoyar su petición de dimisión, CSIT, CC.OO. y UGT detallan a Barbero los ejemplos de cómo los compromisos verbales del concejal de Seguridad han quedado desmentidos por los hechos.

Policías en uniforme y andando al despliegue

Una de las quejas es que finalmente no se establecieron coches patrullas para trasladar desde sus unidades de origen hasta el dispositivo de seguridad en el centro de Madrid a aquellos policías que participan de forma voluntaria. Eso ha provocado una situación llamativa: agentes municipales de uniforme que tienen que acudir por sus medios, es decir, andando, en transporte público, en transporte privado... en vez de en vehículos de la Policía Municipal.

También reprochan a Barbero que en la Comisión de Seguridad del ayuntamiento dijera que con los planificados y los voluntarios que se apuntaran, no iba a ser necesario suspender vacaciones y libranzas. Finalmente, se han suspendido cientos de permisos y vacaciones de verano a agentes que ya los tenían concedidos con el consiguiente perjuicio económico y familiar.

El concejal también dijo que se habilitarían puntos de descanso en zonas cercanas al operativo para que los policías pudieran tomarse un respiro. “Falso”, denuncian los tres sindicatos citados, ya que no hay constancia de que se hayan colocado estos espacio para descansar durante las largas jornadas de hasta 16 horas de servicio.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?