Madrid

Ya hay varios sospechosos sometidos a vigilancia

La otra hipótesis de la Policía sobre el pederasta de Ciudad Lineal: que sean dos agresores distintos

Además de las patrullas de agentes municipales y nacionales en los barrios de Madrid, se ha puesto en marcha un importante dispositivo más discreto

El director de la Policía, Ignacio Cosidó, pasa revista a agentes.
photo_cameraEl director de la Policía, Ignacio Cosidó, pasa revista a agentes.

Los secuestros de varias niñas en la zona noreste de Madrid a manos de un pederasta ha movilizado a las Fuerzas de Seguridad para tratar de “cazar” al responsable de estos delitos. Los investigadores de la Brigada Provincial de la Policía Judicial tienen abiertas varias líneas de investigación, e incluso barajan que se trate de dos delincuentes sexuales distintos.

Los tres casos que por ahora se relacionan como obra de un mismo pederasta son el secuestro de una niña española de nueve años el 10 de abril; el de una niña asiática de 6 años el 17 de junio y el de otra de 7 años, de origen sudamericano, el 23 de agosto.

Sin embargo, tanto los pocos testigos como las víctimas han podido aportar pocos datos sobre la identidad del agresor. Actualmente, la Policía Nacional ha establecido una estrecha vigilancia sobre una docena de sospechosos.

El Confidencial Autonómico ha podido saber que dentro del equipo de agentes de la Brigada Provincial de Madrid de la Policía Judicial que lleva este caso existen varias hipótesis, muchas de las cuales aún no han sido descartadas. Una de ellas, según explican fuentes conocedoras de la investigación, es que las Fuerzas de Seguridad no se enfrentan a una sola persona que ha cometido estos secuestros.

Diferencias físicas y de ‘modus operandi’

Y es que dentro del equipo de investigadores -que, por cierto, han renunciado a sus vacaciones de verano para seguir la pista de estos secuestros- se mantiene una hipótesis, alternativa a la que más se ha difundido. Esta teoría que también baraja la Policía Nacional apunta que estos tres secuestros en pocos meses en la misma zona de Madrid no serían obra de un mismo delincuente, sino que se tratarían de delitos cometidos por dos agresores distintos.

Es decir, que al menos uno de los secuestros haya sido cometido por una persona distinta al autor de los otros dos. Según las fuentes consultadas por ECA, esta hipótesis se sustentaría en las diferencias de ‘modus operandi’ en alguno de los secuestros, y también en las diferencias físicas del supuesto autor apuntadas por víctimas y testigos. Ambas líneas de investigación se mantienen: dos agresores, o uno que ha cambiado su modo de actuar o que quiere despistar a la policía.

En cualquier caso, sean uno o dos los pederastas que han provocado esta alerta social y policial, los investigadores se inclinan porque no se trata un delincuente “especial” ni con un perfil fuera de lo corriente, algo que se había sospechado por su habilidad para evitar las cámaras de seguridad.

Tras un importante trabajo de criba y cruce de datos -han llegado a investigar hasta 350.000 pistas-, los agentes del Cuerpo Nacional de Policía han estrechado el cerco hasta una docena de sospechosos. Estas personas ya están siendo sometidas de vigilancia policial, aunque por ahora, afirman fuentes conocedoras de las pesquisas, no se tienen pruebas concluyentes que apunten hacia ninguno de ellos como responsable de los secuestros.

Para tratar de detener a este pederasta, patrullas de policías nacionales y municipales se han desplegado por el distrito de Ciudad Lineal y otros cercanos, como Hortaleza y San Blas, como medida de prevención y también para tranquilizar a los vecinos de la zona. Eso sí, según ha sabido El Confidencial Autonómico, es mucho más importante el despliegue discreto, “que no se ve”, que se ha puesto en marcha para “cazar” al que ahora mismo es el enemigo público número uno en Madrid.

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes