Madrid

Los Guardias Civiles que pitaron a Rubalcaba querían ir un paso mas allá. Se organizaron para lanzarle monedas de céntimo

El ministro del Interior presidió el pasado domingo el desfile celebrado en el cuartel de Valdemoro (Madrid) con motivo de la festividad de la patrona de la Guardia Civil. Los guardias civiles le tenían preparado a Alfredo Pérez Rubalcaba un recibimiento hostil. Los agentes de la Benemérita hicieron circular el siguiente mensaje a través de sus perfiles en redes sociales y de sus correos electrónicos: había que recibir al ministro con una sonora pitada. La 'orden' también se hizo llegar a familiares y allegados de los guardias civiles. Algunos fueron más allá y, según ha sabido El Confidencial Digital, propusieron acudir al acto con monedas de uno y dos céntimos en los bolsillos. En el momento en que Rubalcaba pasara por delante de la gente, las lanzarían a su paso. No con intención de agredirle, ni mucho menos, sino con el objetivo de que se encontrara con cientos de monedas de céntimos a su paso. El objetivo era hacer ver a Rubalcaba de manera directa que no están de acuerdo con las condiciones laborales de la Guardia Civil. Finalmente, este lanzamiento de monedas no se concretó y todo quedó reducido a una pitada. El ministro tuvo que intervenir su discurso en tres ocasiones.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable